La poesía latinoamericana | Roberto Bolaño

 

COMO SEÑALA MANUEL VILAS EN EL PRÓLOGO A POESÍA REUNIDA DE ROBERTO BOLAÑO (JUNIO DE 2018), “LOS POETAS PARECE QUE SON LO ÚNICO INSOBORNABLE. TAL VEZ PORQUE NO TENGAN NADA. LA MISERIA RADICAL SE CONVIERTE EN PUREZA, EN UN ACTO POLÍTICO VALIENTE, SÓLIDO. BOLAÑO ESTABA OBSESIONADO CON LOS POETAS, PORQUE ERAN LO ÚNICO QUE SE RESISTÍA AL DINERO. NO TENÍAN DINERO LOS POETAS, PERO SÍ CONOCIMIENTO (…). EL TERCER MUNDO, ES DECIR MÉXICO, SÓLO NOS REGALA MISERIA Y PROMISCUIDAD. BOLAÑO CELEBRÓ EL TERCER MUNDO INVENTANDO UNA DANZA LITERARIA ENTRE LA POBREZA Y EL SEXO. PORQUE EL SEXO ENTRE LOS POBRES ES MÁS SEXO QUE ENTRE RICOS. “

La poesía latinoamericana

Algo horrible, caballeros. La vacuidad y el espanto.
Paisaje de hormigas
En el vacío. Pero en el fondo, útiles.
Leamos y contemplemos su diario discurrir:
Allí están los poetas de México y Argentina, de
Perú y Colombia, de Chile, Brasil
Y Bolivia
Empeñados en sus parcelas de poder,
En pie de guerra (permanentemente), dispuestos a defender
Sus castillos de la acometida de la Nada
O de los jóvenes. Dispuestos a pactar, a ignorar,
A ejercer la violencia (verbal), a hacer desaparecer
De las antologías a los elementos subversivos:
Algunos viejos cucú.
Una actividad que es el fiel reflejo de nuestro continente.
Pobres y débiles, son nuestros poetas
Quienes mejor escenifican esa contingencia.
Pobres y débiles, ni europeos
Ni norteamericanos,
Patéticamente orgullosos y patéticamente cultos
(Aunque más nos valdría aprender matemáticas o mecánica,
¡Más nos valdría arar y sembrar! ¡Más nos valdría
Hacer de putos y putas!),
Pavos rellenos de pedos dispuestos a hablar de la muerte
En cualquier universidad, en cualquier barra de bar.
Así somos, vanidosos y lamentables,
Como América Latina, estrictamente jerárquicos, todos
En la fila, todos con nuestras obras completas
Y un curso de inglés o francés,
Haciendo cola en las puertas
De lo Desconocido:
Un Premio o una patada
En nuestros culos de cemento.
Epílogo: Y uno y dos y tres, mi corazón al revés, y cuatro y cinco y seis, está roto, ya lo veis, y siete y ocho y nueve, llueve, llueve, llueve…


EXTRAÍDO DE ROBERTO BOLAÑO, POESÍA REUNIDA, ALFAGUARA, 2018, P. 311