Trovar | Rodrigo Arriagada Zubieta

.

.

.

RODRIGO ARRIAGADA-ZUBIETA (VIÑA DEL MAR, CHILE, 1982) ES UN POETA, CRÍTICO LITERARIO Y ACADÉMICO CHILENO. SU ACTIVIDAD ARTÍSTICA SE CENTRA EN TEMÁTICAS PROPIAS DE LA MODERNIDAD ESTÉTICA: LA CIUDAD, EL PASEANTE, LA MIRADA, LA MEMORIA, EL EXTRAÑAMIENTO Y LA CRISIS DE LA EXPERIENCIA. ES MIEMBRO DEL COMITÉ EDITORIAL DE LA REVISTA Y EDITORIAL BUENOS AIRES POETRY Y REALIZA CRÍTICA DE POESÍA EN LATIN AMERICAN LITERATURE TODAY DE LA UNIVERSIDAD DE OKLAHOMA (USA). COMO POETA HA PUBLICADO EXTRAÑEZA (BUENOS AIRES POETRY, 2017) Y HOTEL SITGES (BUENOS AIRES POETRY, 2018). Zubieta es su tercer libro de poesía.

TROVAR

A Juan Arabia

He tomado sitio en la habitación
junto a las gardenias largas
que crecen en la mesa de luz.

Todo está roto por la noche,
abierta de piernas desde el balcón.

Ustedes no ensayan nuevas formas de vida.
Abusan de la mezquindad.

Finalmente lograron encerrarme
de tanto viajar por los ojos de los idiotas,
ese circo ambulante que invoca a las plagas.

Ha desaparecido mi cabeza
en un barroco jardín narcótico,
píldoras pinochetistamente eficaces
en la toma del poder
mientras unos pocos luchan contra un mundo
de ciegas velocidades,
amargo como un metal fundido en la boca.

Me creen fuera de combate,
pero lo que nunca verán
es la otra sombra acumulada que se detiene
en ciertos libros que leo a sus espaldas,
palabras llenas de inexactitud
que pueden hacer confundir la poesía con la mentira.
La vida ha muerto y sin embargo viva la vida
les grito enarbolando un verso de Cocteau
en una época en que vivido intensamente,
contra toda mi voluntad.

Mi riqueza está en la espera,
mi margen de interés en la venganza.

Libertinos y usureros merecen ser hervidos
para destilar Sangre
Avaricia
y Mal.

Cuando aparezca mi tropa
de trovadores
construiremos una fortaleza
hecha de insomnio y torbellinos
donde anidará el colibrí inadaptable
junto a una verja en que un unicornio brama.
Porque no hay que seguir
el orden que el día preparó para nosotros.
Ahí la niñez perdió su rumbo
en un invernadero lleno de vidrios gélidos
con toda la sombra del bosque a su pesar.

Por eso escuchen mujeres del último hastío:
preparen los vientres de hilos de sangre
como una cosecha de espíritus agresivos
y que sea descubierto el misterio de este siglo
en la abertura exigua de cada poro.

Antes las seduciremos con flores inversas:
Nieve
,,,,,,,,,,,,Hielo
,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,y Escarcha.

No habremos comprendido sus leyes ni su idioma,
pero imitaremos a los pájaros.

Todo será canción en riscos y colinas;
los edificios, repugnantes malezas,
jaulas estacionarias
en las cuales defecar.

Entonces esplenderá
el pan en las tabernas
en el fondo de un licor sin precio,
remojado en la fábrica de Satán.

Será de noche sobre un camino de tierra
y junto al fuego temblaremos de frío.
En nuestra patria seremos extranjeros
a la vez bienvenidos y rechazados

Ciudadanos de una nueva oscuridad.


Extraído de Rodrigo Arriagada Zubieta, Zubieta (2019) | Editorial Buenos Aires Poetry 2019.

68529450_10156950913309079_2570770078228283392_o