El ocaso de los dioses | Francisco Urondo

Francisco Urondo (Santa Fe, Santa Fe, 1930 – Guaymallén, Mendoza, 1976) fue un poeta, periodista, académico y militante político.Dio su vida luchando por el ideal de una sociedad más justa. «No hubo abismos entre experiencia y poesía para Urondo.» –dice Juan Gelman– «corregía mucho sus poemas, pero supo que el único modo verdadero que un poeta tiene de corregir su obra es corregirse a sí mismo, buscar los caminos que van del misterio de la lengua al misterio de la gente. Paco fue entendido en eso y sus poemas quedarán para siempre en el espacio enigmático del encuentro del lector con su palabra. Fue –es– uno de los poetas en lengua castellana que con más valor y lucidez, y menos autocomplacencia, luchó con y contra la imposibilidad de la escritura. También luchó con y contra un sistema social encarnizado en crear sufrimiento.» (Santa Fe, 10 de enero de 1930 – Mendoza, 17 de junio de 1976).

El ocaso de los dioses

No hay nadie en la calle, en los ruidos húmedos, en el
vuelo de las hojas y mis pasos quieren reiniciar
las maderas de la adolescencia.

Pero todo está abandonado, no hay nada que pueda
favorecernos; ningún aire de inconsciencia, ningún
reino de libertad. Sólo hábitos tolerantes haciendo
crujir nuestra memoria. “Ha estado bien”, decimos.

Dueños del incendio, de la bondad del crepúsculo,
de nuestro hacer, de nuestra música, del único
amor incoherente; soberanos de esa calle donde los
tactos y la impresión hicieron su universo.

Las sombras acarician aún sus veredas, tu mismo
nombre y tu gesto son una forma nocturna que en
esa constelación crece y sabe enrostrar nuestra
culpa.

Y todo termina con una esperanza, con una dilación
–”ha estado bien”–, o en un bostezo, o en otro
lugar donde es menester el coraje.


Extraído de Francisco Urondo, Historia Antigua (1956) | Buenos Aires Poetry, 2019.