Laberinto de Idiomas en la Traducción de Poesía | Wang Yin 王寅

Si no fuera porque Ezra Pound se perdió en el laberinto del lenguaje no podría tener una nueva comprensión de la poesía Tang.

por Wang Yin¹
 

***

Mi poesía ha sido traducida a 16 idiomas. En el proceso de traducción, los traductores de francés y español son los que han tenido más problemas. He publicado tres libros de poesía en francés. En cada ocasión, el traductor ha escrito muchas preguntas y comentarios sobre el borrador de la traducción. La mayoría de las preguntas se centran en la determinación de los componentes de las palabras.

Por ejemplo: ¿Cuál es el sujeto de esta oración? ¿La palabra es singular o plural? ¿Es ésta una copa de vino o de champagne? ¿Es el “humo” (烟雾) humo o niebla? ¿Es el “reloj” (钟表) un reloj o un reloj de pulsera? ¿Es la palabra “profecía” (预言) un adjetivo o un sustantivo?

El significado de estas palabras en chino suele ser ambiguo. El chino a menudo omite el sujeto y no hay una distinción clara entre el singular y el plural. Intento dar al traductor una respuesta satisfactoria. Sin embargo, no puedo responderla una por una. Sé que mis respuestas no son perfectas ni precisas. Algunas de ellas están hechas a modo de preguntas, y nada tienen que ver con la creación poética.

Cuando el idioma con el que uno se está familiarizado es traducido a otro idioma, uno se sorprende de descubrir que el idioma que utiliza es muy extraño y que está lleno de laberintos, y de allí surge la confusión.

Cuanto más entramos en contacto con la traducción, más caemos en la paradoja. La poesía necesita ser traducida para ser entendida por más personas y lograr el propósito de la comunicación. Depende del trabajo de un traductor que un poeta pueda existir en otro idioma, y una buena traducción determinará que el trabajo original sea mejor y más rico, incluso superior al original. Sin embargo, la pérdida en el proceso de traducción es inevitable. La traducción perfecta resulta imposible.

Mirando hacia atrás en el contexto chino a partir de las preguntas planteadas por el traductor, veo que la flexibilidad única, la omisión, el espacio en blanco, la ambigüedad, la polisemia y la incertidumbre del chino son en realidad muy adecuados para la creación de poesía. Sin embargo, son éstas las partes más vulnerables en la traducción.

Hace dos años, mi traductora de inglés y yo pasamos dos semanas en un pueblo de Vermont para realizar un proyecto de residencia en traducción de poesía. En la discusión acerca de la traducción, con frecuencia ella me señalaba diversas opciones en inglés para una palabra en chino. Sólo pudimos elegir la más parecida. El dilema es que no importa tanto qué palabra en inglés se elija, sino que la polisemia de la palabra china se pierda en su determinación, en lugar de ser tan rica como la original. Por querer transmitir el significado original del texto con precisión, se reduce el significado original.

Robert Frost dijo una vez: “La poesía es lo que se pierde en la traducción”.

En 1996, Xu Bing, un artista chino, realizó un experimento sobre la posibilidad de transferencia entre diferentes idiomas. Su obra Telephone es una traducción en cadena de múltiples idiomas.

Comenzó con un artículo chino y pidió a la gente que lo tradujera al inglés, luego del inglés al francés, luego del francés al ruso. De esta forma, lo tradujo al alemán, al español, japonés, tailandés y finalmente de nuevo al chino. Después de la traducción a varios idiomas, comparó las dos versiones chinas para ver qué tan diferente era la última respecto de la original.

Quizás no sea necesario luchar con la complejidad de la traducción. Con independencia de lo bueno que sea un traductor, es posible que lea o traduzca mal el texto original. La mala lectura o la mala traducción pueden incluso ser parte de la extensión y crecimiento de la creación. He estado familiarizado con la poesía Tang desde que era un niño, pero luego leí la traducción de la poesía Tang de Ezra Pound y de otros, y súbitamente descubrí que la poesía Tang tenía un nuevo aspecto y producía una energía asombrosa después de que se tradujera al inglés. Si no fuera porque Ezra Pound se perdió en el laberinto del lenguaje no podría tener una nueva comprensión de la poesía Tang.

***

My poetry has been translated into 16 languages. In the process of translation, French and Spanish translators have the most problems. I have published three French poetry collections. Every time, the translator writes down many questions and comments on the translation draft. Most of the questions focus on the determination of the components of words.

For example: What is the subject of this sentence? Is the word singular or plural? Is this glass for champagne or red wine? Is the “smoke”(烟雾)smoke or fog? Is the “clock”(钟表)a watch or a clock? Is the word “prophecy”(预言)an adjective or a noun?

The meaning of these words in Chinese is often ambiguous. Chinese often omits the subject and there is no clear distinction between the singular and plural. I try to give the translator a satisfactory answer. However, I can’t match them one by one. I know that my answers are not perfect and accurate. Some of the answers are made for questions, and have nothing to do with poetry creation.

When the language you are familiar with is translated into another language, you will be surprised to find that the language you use is so strange and full of language mazes, and confusion arises from it.

The more we contact with translation, the more we fall into a paradox. Poetry needs to be translated in order to be understood by more people, and achieve the purpose of communication. A poet can exist in another language is dependent on the work of the translator, and good translation will make the original work richer and better, even better than the original. However, the loss in the process of translation is inevitable. Perfect translation is almost impossible. Looking back at the Chinese context from the questions put forward by the translator, the unique flexibility, omission, blank, ambiguity, polysemy and uncertainty of Chinese are actually very suitable for poetry creation. However, these are the most vulnerable parts of translation.

Two years ago, my English translator and I spent two weeks in a village in Vermont to complete a poetry translation residency project. In the translation discussion, she often gave me several English words corresponding to one Chinese word. We could only choose the most similar one. The dilemma is that no matter which English word is chosen, it means that the polysemy of the Chinese word becomes certain, rather than as rich as the original. Because we want to convey the original meaning of the text accurately, it narrows the original meaning.

Robert Frost once said: “Poetry is what gets lost in translation.”

In 1996, Xu Bing, a Chinese artist, made an experiment on the possibility of transfer between different languages. His work Telephone is a chain translation of multiple languages. He started from a Chinese article and asked people to translate it into English, then English into French, then French into Russian. In this way, he translated it into German, Spanish, Japanese, Thai and finally back to Chinese. After translation in multiple languages, he compared the two Chinese versions to see how different the last one is from the original.

Perhaps it is not necessary to struggle with the complexity of translation. No matter how good a translator is, he may misread or mistranslate the original text. Misreading or mistranslation may even be a part of the extension and growth of creation. I have been familiar with Tang poetry since I was a child, but later I read the translation of Tang poetry by Ezra Pound and others, I suddenly found that Tang poetry had a new look and produced amazing energy after it was translated into English. If it wasn’t for Ezra Pound to get lost in the maze of language, I couldn’t have a new understanding of Tang poetry.

Traducción del inglés (Languaje Maze in Poetry Translation | Keynote Speech on China Australia Writing Center 2019 | Translated by Chell) de Juan Arabia para Buenos Aires Poetry, 2020. 

诗歌翻译中的语言迷宫 | 在中澳创意写作中心第五届国际年会(2019年)上的主题发言提要

 

¹ Wang Yin (王寅)  es un poeta, escritor, periodista y fotógrafo chino. Nació en 1962 en Shanghai, donde radica hasta la fecha. Entre sus obras publicadas destacan Poemas selectos (2005), El arte no es la única manera (2007), Diario de fotógrafo (2012, uno de los “Diez Libros Excelentes del 2012” según Sina Book) y la colección Limelight (2015), por la cual ha sido galardonado con el Ier Premio de poesía “Jiangnan” y el IIIer Premio de poesía “Vagabundo del Este”. Sus poemas han sido traducidos a más de diez idiomas como inglés, francés, alemán, español, noruego, polaco, japonés, coreano, mongol, etc. Cuenta con tres poemarios publicados en francés: La ciudad silenteHablar de más es una amenaza y Porque. En años recientes, ha sido invitado a diversos eventos literarios y culturales alrededor del mundoHa participado en numerosas exposiciones fotográficas en China y en el extranjero, también ha presentado sus fotografías en exposiciones individuales. Algunas de sus obras hoy se encuentran en las colecciones de diversas instituciones relacionadas con las bellas artes. En 2012, por su iniciativa comenzó a realizarse el proyecto “La poesía viene al museo” donde importantes creadores nacionales e internacionales realizan lecturas y conferencias en el Museo Minsheng de Shanghai. Hasta la fecha se han presentado 60 poetas, algunos de renombre mundial como Adonis, Shuntaro Tanikawa y Simon Armitage. “La poesía viene al museo” se ha posicionado como el proyecto poético más longevo y prestigioso en China, hecho que en el año 2013 le ganó el “Grand Prix Anual de Cultura China” del periódico Oriental Morning Post.