Epigrammi (Epigramas) | Marcial

Epigrammi, Marziale, BUR Biblioteca Univ. Rizzoli, 1996 Textos latinos extraídos de http://www.thelatinlibrary.com/martial.html | Traducción de Mario Chávez Carmona para Buenos Aires Poetry, 2020. 

Liber II, I

Ter centena quidem poteras epigrammata ferre,
sed quis te ferret perlegeretque, liber?
At nunc succincti quae sint bona disce libelli.
Hoc primum est, brevior quod mihi charta perit;
deinde, quod haec una peragit librarius hora, 
nec tantum nugis seruiet ille meis;
tertia res haec est, quod si cui forte legeris,
sis licet usque malus, non odiosus eris.
Te conviva leget mixto quincunce, sed ante
incipiat positus quam tepuisse calix. 
Esse tibi tanta cautus brevitate uideris?
Ei mihi, quam multis sic quoque longus eris!

Libro II, I

Podrías portar, en efecto, trescientos epigramas,
pero, libro ¿quién te llevaría y leería?
Aprende ahora cuáles son las bondades de un libro sucinto.
Lo primero es que gasto menos papel;
después, que el copista acaba en una hora,
sin dedicarse tanto a mis sandeces;
la tercera cosa es que, si a caso alguien te lee,
aun siendo malo, no serás odioso.
El convidado iniciará a leerte en la mezcla
quincuncial, pero antes de que se caliente el cáliz.
¿Estarás protegido por tanta brevedad?
¡Ay de mí, para cuántos seguirás siendo largo!

Liber III
LXXXVIII

Nil recitas et uis, Mamerce, poeta videri:
quidquid vis esto, dummodo nil recites.

Libro III
LXXXVIII

No recitas nada y quieres, Mamerco, ser visto como poeta:
puedes ser lo que quieras, con tal de que no recites.

XXXVIII

Quem recitas meus est, o Fidentine, libellus:
sed male cum recitas, incipit esse tuus.

XXXVIII

Aquel libro que recitas, oh Fidentino, es mío:
pero cuando lo recitas mal, comienza a ser tuyo.

XXXIII

Ingenuam malo, sed si tamen illa negetur,
libertina mihi proxuma condicio est.
Extremo est ancilla loco: sed uincet utramque,
si facie nobis haec erit ingenua.

XXXIII

Prefiero la ingenua, y sin embargo si aquella se niega,
la liberta es la siguiente.
En último lugar está la esclava, pero esta vence a las otras dos,
si para nosotros fuese de cara delicada.

XXXV

Artis Phidiacae toreuma clarum
pisces aspicis: adde aquam, natabunt.

XXXV

Mira los claros peces esculpidos por el
arte de Fidias; agrégales agua, nadarán.

LIII

Et voltu poteram tuo carere
et collo manibusque cruribusque
et mammis natibusque clunibusque,
et, ne singula persequi laborem,
tota te poteram, Chloe, carere.

LIII

Y yo podría vivir aunque falte tu rostro,
y tu cuello, y tus manos, y tus piernas,
y tus tetas, y tus nalgas, y tus muslos
y, para no seguir enumerando,
podrías, Cloe, faltar toda entera.


poetas latinos | Buenos Aires Poetry 2020