Para el joven que era vigía forestal en Dodger Point vadeado hace quince años | Gary Snyder

Gary Snyder ( 1930 ) – Asociado a menudo no sólo con la Generación Beat sino también con los autores del Renacimiento en San Francisco, Gary Snyder es poeta, crítico y activista del medio ambiente.
Según Kenneth Rexroth, Snyder propone “una nueva ética, una nueva estética, [y] un nuevo estilo de vida”.
Galardonado con el premio Pulitzer de poesía, su obra obedece a una inmersión budista en la espiritualidad y en la naturaleza.
Traductor de literatura antigua inglesa y china, así como de poesía moderna japonesa, entre sus libros se destacan: Riprap and Cold Mountain Poems (1969), Regarding Wave (1969), Earth House Hold (1969), Turtle Island (1974) y A Place in Space (1995).

Para el joven que era vigía forestal en Dodger Point vadeado hace quince años

(En un viaje de mochileros con mi primera esposa en las montañas
Olympic; después de cruzar desde la desembocadura del Dosewallipts,
descendido y vadeado el Elwhay y el Goldie, y ascendió nuevamente a
tierras altas. Una caminata por el Elwhay desde la cuenca de
Queets, solo, años más tarde, me trae ese recuerdo.)

La delgada columna azul de humo de nuestra fogata
allí abajo en la pastura, florecida, el prado de brezos
a dos millas de la torre de vigía que ocupabas en lo alto.
La pequeña laguna formada por el deshielo, y Alison,
semi agachada bañándose como
la doncella-cisne, hermosa desnuda,
rodeada de abetos de pinos y
relucientes picos nevados. Habíamos
caminado muchas millas sin senderos,
vos habías estado mucho tiempo solo.
Hablamos media hora allí.
En la altura, sobre los espumosos arroyos
y los valles del bosque, en nuestro
mundo de nieve y flores.
No sé dónde está ella ahora;
nunca pregunté tu nombre.
En este mundo en llamas, turbio, mentiroso,
bañado en sangre
ese tranquilo encuentro en las montañas
fresco y suave como los hocicos de
tres alces, me ayuda a mantenerme cuerdo.

For the Boy Who Was Dodger Point Lookout Fifteen Years Ago

[On a backpacking trip with my first wife in the Olympic mountains,
having crossed over from the Dosewallips drainage, descended to and
forded the Elwha and the Goldie, and climbed again to the high country.
Hiking alone down the Elwha from Queets basin, these years later, brings it back.]

The thin blue smoke of our campfire
down in the grassy, flowery,
heather meadow
two miles from your perch.
The snowmelt pond, and Alison,
half-stoopt bathing like
Swan Maiden, lovely naked,
ringed with Alpine fir and
gleaming snowly peaks. We
had come miles without trails,
you had been long alone.
We talked for half an hour up
there above the foaming creeks
and forest valleys, in our
world of snow and flowers.
I don’t know where she is now;
I never asked your name.
In this burning, muddy, lying
blood-drenched world
that quiet meeting in the mountains
cool and gentle as the muzzles of
three elk, helps keep me sane.

Extraído de Gary Snyder, Selección Poética – Selected Poems. Versiones de Patricia Ogan y Esteban Moore. Prólogo de Esteban Moore, Alción Editora, Córdoba, 2021