Los cisnes salvajes en Coole | William Butler Yeats

William Butler Yeats nació en Dublín, Irlanda, el 13 de junio de 1865. Aunque la familia pronto se mudó a Londres, pasó mucho tiempo con sus abuelos en el Condado de Sligo en el noroeste de Irlanda. El paisaje y el folclore de esta región influyeron mucho en su trabajo. Se sentía implicado en aquel estadio de renovación (y fundación) lírica que para la poesía moderna representaba el simbolismo y, para la literatura irlandesa, su proyecto de regreso a los orígenes legendarios y arcanos de su lengua y su cultura.

Creyendo que los poemas y las obras de teatro crearían una unidad nacional capaz de transformar el país, Yeats trató de fusionar este interés con sus gustos aristocráticos para crear una poesía irlandesa original y establecer su propia identidad, y en 1923 recibió el Premio Nobel de Literatura.

El ocultismo jugó un papel importante su vida. Fue miembro de la Sociedad Teosófica y quedó impresionado con las obras de Emanuel Swedenborg, William Blake, Stéphane MallarméCharles Baudelaire

Con el paso del tiempo, la poesía de Yeats se volvió más pulida y profunda. En sus últimos años vivió en en la antigua torre Ballylee que le sirvió de símbolo en gran parte de su poesía posterior. 

Yeats murió el 28 de enero de 1939 en Roquebrune, Francia. Su cuerpo permaneció enterrado allí durante la Segunda Guerra Mundial, pero en 1948 fue devuelto a Irlanda para ser enterrado en el condado de Sligo. En un poema escrito en su memoria, W.H. Auden escribió: “La tierra recibe un invitado de honor; / William Yeats es sepultado: / deja que el buque irlandés descanse / vaciado de su poesía”.

Los cisnes salvajes en Coole

Los árboles están en su otoñal belleza,
los senderos del bosque, secos;
bajo el crepúsculo de octubre el agua
refleja un cielo inmóvil;
sobre el agua desbordante entre las piedras
hay cincuenta y nueve cisnes.

El decimonoveno otoño ha llegado
desde que hice la cuenta por primera vez;
vi, antes de que hubiera terminado,
que todos de repente de alzaron
y dispersaron en círculos, como anillos rotos,
sobre sus clamorosas alas.

He contemplado a esas criaturas deslumbrantes,
y ahora mi corazón está dolorido.
Todo ha cambiado desde que escuché el crepúsculo
por primera vez en esta orilla,
el batir de sus alas sobre mi cabeza,
el sonido de un paso más ligero.

Incansables, amante con amante,
reman en las suaves
corrientes frías o ascienden por el aire:
sus corazones no han envejecido,
vayan por donde vayan, la pasión o la conquista
aún los acompaña.

Aunque ahora van a la deriva por aguas tranquilas,
enigmáticos, hermosos;
¿entre qué juncos construirán su nido,
a orillas de qué lago o estanque
cautivarán los ojos del hombre cuando despierte un día
y descubra que se han marchado?

The Wild Swans at Coole

The trees are in their autumn beauty,
The woodland paths are dry,
Under the October twilight the water
Mirrors a still sky;
Upon the brimming water among the stones
Are nine-and-fifty swans.

The nineteenth autumn has come upon me
Since I first made my count;
I saw, before I had well finished,
All suddenly mount
And scatter wheeling in great broken rings
Upon their clamorous wings.

I have looked upon those brilliant creatures,
And now my heart is sore.
All’s changed since I, hearing at twilight,
The first time on this shore,
The bell-beat of their wings above my head,
Trod with a lighter tread.

Unwearied still, lover by lover,
They paddle in the cold
Companionable streams or climb the air;
Their hearts have not grown old;
Passion or conquest, wander where they will,
Attend upon them still.

But now they drift on the still water,
Mysterious, beautiful;
Among what rushes will they build,
By what lake’s edge or pool
Delight men’s eyes when I awake some day
To find they have flown away?


Extraído de The Collected Poems of W. B. Yeats (1989) | Traducción de Juan Arabia | Buenos Aires Poetry 2022



THIRTIES POETS

Estados Unidos | Gran Bretaña | España | Italia Francia | Canadá | Alemania | Japón | Australia | Países Bajos