Anticristo

anticristo

♦♦

Según los testimonios bíblicos, el Anticristo es aquel que “niega al Padre y al Hijo” (1. Juan, 2, 22) y que no reconocer que Jesucristo “se ha hecho carne” (1. Juan, 4, 3; 2. Juan, 7). El Anticristo se presenta como una figura escatológica enfrentada a Cristo (contra Cristo), pero también como figura que ocupa el lugar de Cristo (en el lugar de Cristo) –el prefijo anti- tiene ambos significados. En el mismo título de la obra tardía de Nietzsche, el autor emplea tal expresión en singular y con artículo determinado: toda retórica de la transmutación valorativa pretende enfatizar la revolución histórica que Nietzsche atribuye a su pensamiento y obra. El Anticristo de Nietzsche no es simplemente aquel que niega la moral (tradicional) –así es como Schopenhauer entendió este concepto (Salaquarda 1973b)-; tampoco es un simple enemigo de los cristianos (antichristianos), como tantos otros (anticristianos en plurar y sin artículo determinado). Souladié (2008) demostró con claridad que el empleo de Nietzsche hace de esta expresión está claramente influenciado por la obra de Dostoievski. En Los demonios, Chatov identifica a la iglesia católica con el Anticristo.

William Blake transmuta el lenguaje bíblico, juego en el que se muestra experto, y declara que el Anticristo es algo opuesto al Evangelio Eterno. “Si él hubiera sido el Anticristo, un Jesús lisonjero, hubiera hecho cualquier cosa para adular nuestra condición”. Matiza aún más a su manera y dice que es Ciencia: “Las obras de Jesús y de sus seguidores fueron destruidas por los Siete Ángeles de las Siete Iglesias de Asia, Ciencia Anticristiana”.

images (5)