– B – BEATNIK

.

.

.

.

El origen de una palabra o modalidad de «uso» oral, cercana a la experiencia, como [Beat Down] -que devela al ser en Derrotado o Abatido, según reclama la historia-, advierte cierta continuidad, abierta al mundo, del cuerpo que rompe con lo cotidiano desocultando la muerte.

Kerouac la integra al discurso de los «otros», es decir «los nuestros», en medio de una charla.
En el año 1958, Herb Caen, periodista de oficio, depredador de experiencias, deformó la palabra para integrarla al diccionario americano, utilitario y racional, de una época y un contexto económico, social y político, que realiza por entregas un léxico próximo a la función y conducta unidimensional.

El Sputnik, satélite artificial de la Unión Soviética, lanzado en la época que Jack Kerouac publicaba On the road, instituye el cuadro que el taylorismo y el ideal ascético a secas promueve: vestir la piel de una negadora máquina, que provoca a la naturaleza y abstrae del hombre su sensibilidad, negando su experiencia liberadora.

El [Derrotado] y [Abatido] cuerpo, en pleno auge de la guerra fría, representa entonces todo lo que la sociedad  norteamericana desprecia.

La cadena de montaje sigue adelante, y hacia 1959 la revista Life –como otros tantos moralistas del mercado- dinamiza el efecto del armado de la carrocería: del [Beat Down] a la «Invasión Beatnik», con un enemigo difuso, pero específicamente localizado en el vandalismo, el desenfreno sexual, la violencia, y las drogas.


Por ©Juan Arabia en ©Buenos Aires Poetry Nº1