Las damas de Cambridge – de E. E. Cummings

E. E. Cummings (14 de octubre de 1894 – 3 de septiembre de 1962) es “el poeta que ha escrito alguno de los versos más arbitrarios, poderosos, soberbios, feos, audaces, explosivos, incomprensibles (para algunos), admirables y discutidos de nuestro tiempo”, escribió Harold Schonberg. Efectivamente, E. E. Cummings se destaca no sólo como figura solitaria en la poesía estadounidense sino como punto de atracción para la poesía del siglo XX.

(p. 70; de Tulip and Chimmeys)

las damas de Cambridge que viven en almas amuebladas
son imbellas y tienen mentes confortables
(también, con las bendiciones protestantes de la iglesia
las hijas, inodoras informes fogosas)
creen en Cristo y Longfellow, ambos muertos,
están invariablemente interesadas en tantas cosas –
en el presente escrito uno todavía encuentra
dedos encantadores tejiendo para los ¿son polacos?
quizás. Mientras rostros de la Sra. de N y el Profesor D
…. las damas de Cambridge no se preocupan, Cambridge
arriba si a veces en sus cajas de
lavanda del cielo y sin esquinas, la
luna suena como un pedazo de caramelo furioso

(p. 620; de Xaipe)

cuando las serpientes regateen por el derecho a reptar
y el sol declare la huelga pidiendo un salario digno-
cuando las espinas observen sus rosas con alarma
y los arcoiris tengan seguros de vejez

cuando cada zorzal no pueda cantar en ninguna luna nueva
si todas las lechuzas chillonas no aprobaron antes su voz
-y cualquier ola ponga su firma sobre la línea de puntos
para que no se obligue a un océano a cerrar

cuando el roble pida autorización al abedul
para hacer una bellota – los valles acusen
a sus montañas de tener altura – y agosto
denuncie a septiembre por saboteador

entonces creeremos en esa increíble
humanidad inanimal (y no hasta)

∇ Traducción y presentación del poeta Jorge Santiago Perednik.