Samuel Taylor COLERIDGE – «Epitaph»

Con sus majestuosos montes, sus lagunas y cataratas, sus ríos, lagos serenos y praderas, no es de extrañar que haya sido el lugar predilecto de un sinnúmero de artistas y poetas que buscaban en estos lejanos paisajes la armonía con la Naturaleza.
Wordsworth y su hermana Dorothy, junto con Coleridge hicieron su hogar de “Dove Cottage” a orillas del sin par lago Grasmere. John Ruskin escogió su morada en Brantwood con vistas al silencioso Coniston Water. No menos seducidos estuvieron Keats, Shelley y Tennyson con los encantos y la admirable belleza del paisaje de los lagos, en perfecta sintonía con la sensibilidad del nuevo movimiento romántico.
El grupo conocido por los poetas “de los lagos” estuvieron precedidos de notables poetas-viajeros con otra inspiración, como el William Cowper de The Winter Walk y el Thomas Gray de The Letters. Este último fue un impenitente caminante que sintió la atracción de los Highlands y de la Región de los Lagos

¡Detente, transeúnte cristiano! —Detente, hijo de Dios,
y lee con benévolo corazón. Debajo de este césped
las mentiras de un poeta, o lo que alguna vez él representó.
Oh, levanta un solo pensamiento de plegaria por S. T. C;
¡Aquel que haciendo un esfuerzo por respirar por más de un año
encontró muerte en la vida, pueda encontrar aquí vida en la muerte!
Misericordia por la alabanza — de ser perdonado por la fama
que pidió, y esperó, por medio de Cristo. ¡Haz tú lo mismo!

Stop, Christian Passer-by! —Stop, child of God,
and read with gentle breast. Beneath this sod
a poet lies, or that which once seem would he.
O, lift one thought in prayer for S. T. C.;
That he who many a year with toil of breath
found death in life, may here find life in death!
Mercy for praise—to be forgiven for fame
He ask´d, and hoped, through Christ. Do thou the same!

∇ Samuel Taylor COLERIDGE –  «Epitaph», The Major Works (Oxford World’s Classics). Oxford University Press, Oxford, 2008. p. 153. Traducción de © Juan Arabia, 2015.