A Parsonage in Oxfordshire – William Wordsworth

Con sus majestuosos montes, sus lagunas y cataratas, sus ríos, lagos serenos y praderas, no es de extrañar que haya sido el lugar predilecto de un sinnúmero de artistas y poetas que buscaban en estos lejanos paisajes la armonía con la Naturaleza.
Wordsworth y su hermana Dorothy, junto con Coleridge hicieron su hogar de “Dove Cottage” a orillas del sin par lago Grasmere. John Ruskin escogió su morada en Brantwood con vistas al silencioso Coniston Water. No menos seducidos estuvieron Keats, Shelley y Tennyson con los encantos y la admirable belleza del paisaje de los lagos, en perfecta sintonía con la sensibilidad del nuevo movimiento romántico.
El grupo conocido por los poetas “de los lagos” estuvieron precedidos de notables poetas-viajeros con otra inspiración, como el William Cowper de The Winter Walk y el Thomas Gray de The Letters. Este último fue un impenitente caminante que sintió la atracción de los Highlands y de la Región de los Lagos

LA CASA DE UN PARRACO EN OXFORDSHIRE

Dónde empieza la tierra sagrada o dónde acaba
la profana, no hay línea visible que lo muestre;
mézclase el césped y los senderos se enlazan,
y dondequiera vague tu paso sigiloso,
el jardín y el dominio en que deudos y amigos
y vecinos descansan unidos, aquí funden
su vario aspecto, al modo de un rumor
de muchas aguas, o como la tarde en mezcla
con la sombría noche. Dulces brisas de arbustos
y flores son mensajes a las tumbas calladas;
y mientras estremecen esos álamos altísimos
sus copas, aparece y se apaga un azul
brillante, como aquellos atisbos de lo eterno
que a los santos otorgan en el supremo día.

A PARSONAGE IN OXFORDSHIRE

Where holy ground begins, unhallowed ends,
Is marked by no distinguishable line;
The turf unites, the pathways intertwine;
And, wheresoe’er the stealing footstep tends,
Garden, and that domain where kindred, friends,
And neighbours rest together, here confound
Their several features, mingled like the sound
Of many waters, or as evening blends
With shady night. Soft airs, from shrub and flower,
Waft fragrant greetings to each silent grave;
And while those lofty poplars gently wave
Their tops, between them comes and goes a sky
Bright as the glimpses of eternity,
To saints accorded in their mortal hour.

∇ Traducción de M. Manent.