Maldoror, de Olga Orozco

“Maldoror” forma parte del segundo poemario de Olga Orozco, Las muertes, publicado en 1952 e integrado por textos inspirados en personajes literarios, en este caso del legendario libro de Isidore Ducasse.

Tanto Lautréamont como Rimbaud y Baudelaire fueron una importante influencia en la obra de Orozco (1920-1999), que integró el grupo literario surrealista “Tercera Vanguardia”, aunque luego desarrolló su propio poesía, en la que la infancia tiene un papel central.

Considerada una de las grandes voces de la poesía de su país y América Latina en el siglo XX, Orozco obtuvo numerosas distinciones, entre ellas el Gran Premio del Fondo Nacional de las Artes (1980),  el Premio Nacional de Poesía (1988), el Premio Konex de Platino (1994) y el Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo (1998).

_

MARIANO ROLANDO ANDRADE

_

Maldoror

¡Ay! ¿Qué son pues el bien y el mal? ¿Son una misma cosa por la que testimoniamos con rabia nuestra impotencia y la pasión de alcanzar el infinito hasta por los medios más insensatos?
Lautréamont, “Los cantos de Maldoror”

.
Tú, para quien la sed cabe en el cuenco exacto de la mano,
no mires hacia aquí.
No te detengas.
Porque hay alguien cuyo poder corromperá tu dicha,
ese trozo de espejo en que te encierras envuelto en un harapo deslumbrante del cielo.
Se llamó Maldoror
y desertó de Dios y de los hombres.
Entre todos los hombres fue elegido para el infierno de Dios
y entre todos los dioses para condenación de cada hombre.
Él estuvo más solo que alguien a quien devuelven de la muerte para ser inmortal entre los vivos. ¿Qué fue de aquel cuyo corazón se enlazaron las furias con brazos de serpiente,
del que saltó los muros para acatar las leyes de las bestias,
del que bebió en la sangre un veneno sediento,
del que no durmió nunca para impedir que un prado celeste le invadiera la mirada maldita,
del que quiso aspirar el universo como una bocanada de cenizas ardiendo?
No es castigo,
ni es sueño,
ni puñado de polvo arrepentido.
Del vaho de mi sombra se alza a veces la centelleante máscara de un ángel que vuelve en su caballo alucinado a disputar un reino.
Él sacude mi casa,
me desgarra la luz como antaño la piel de los adolescentes,
y roe con su lepra la tela de mis sueños.
Es Maldoror que pasa.
Hasta el fin de los siglos levantará su canto rebelde contra el mundo.
Su paso es una llaga sobre el rostro del tiempo.

Extraído de Olga OROZCO, Las muertes, Editorial Losada, Buenos Aires, 1952.