Nunca en pérdida por palabras | Brendan Behan

Brendan Behan (Dublín, 1923-1964) Dramaturgo, poeta y escritor irlandés. Dedicó la mayor parte de su vida a combatir enérgicamente cualquier forma de autoridad. Abandonó sus estudios y a la edad de 13 años se unió al Ejército Republicano Irlandés (IRA). Como resultado de sus actividades subversivas, Behan pasó la mayor parte de la década de 1940 en reformatorios y prisiones, tras ser condenado por tenencia de explosivos en 1939. Entonces empezó a escribir, Vísperas de ejecución, una obra que recoge sus observaciones de la vida carcelaria y transcurre en la horas previas a una ejecución, se estrenó en Londres en 1956. La obra es más un análisis de la situación de los proscritos y las emociones estimuladas por el afán de venganza, que un manifiesto contra la pena capital. El rehén, otra de sus obras de gran éxito, ambientada en un burdel irlandés, se representó en Dublín en 1958. El teatro de Behan se caracteriza por su humor cáustico y el abundante uso de los diálogos mundanos, y desarrolla la tradición del drama urbano iniciada por Sean O’Casey.

Nunca en pérdida por palabras

Soy un borracho con problemas de escritura.
Si lloviera sopa, los irlandeses saldrían con tenedores.
Los críticos son como eunucos en un harén. Están allí todas las noches, ven qué se hace todas las noches, ven cómo debe hacerse todas las noches, pero ellos mismos no pueden hacerlo.
No es que los irlandeses sean cínicos. Más bien tienen una maravillosa falta de respeto por todo y por todos.
Tengo una total irreverencia por todo lo relacionado con la sociedad excepto por lo que hace que los caminos sean más seguros, la cerveza más fuerte, la comida más barata y los viejos y las ancianas estén más cálidos en invierno y más felices en verano.
La Biblia era un consuelo para un compañero solitario en la vieja celda. El precioso papel fino con un poco de relleno de colchón, si conseguías un fósforo, era tcomo el mejor de los puros que he probado.
La gran diferencia entre el sexo por dinero y el sexo es que el sexo por dinero generalmente cuesta mucho menos.
Las cosas más importantes que hacer en el mundo son conseguir algo de comer, algo de beber y alguien que te quiera.
Cuando volví a Dublín fui juzgado en mi ausencia por el consejo de guerra y condenado a muerte en mi ausencia, así que dije que podían dispararme en mi ausencia.

Never at a loss for words

I am a drinker with writing problems.
If it was raining soup, the Irish would go out with forks.
Critics are like eunuchs in a harem. They’re there every night, they see it done every night, they see how it should be done every night, but they can’t do it themselves.
It’s not that the Irish are cynical. It’s rather that they have a wonderful lack of respect for everything and everybody
I have a total irreverence for anything connected with society except that which makes the roads safer, the beer stronger, the food cheaper and the old men and old women warmer in the winter and happier in the summer.
The Bible was a consolation to a fellow alone in the old cell. The lovely thin paper with a bit of mattress stuffing in it, if you could get a match, was as good a smoke as I ever tasted.
The big difference between sex for money and sex for free is that sex for money usually costs a lot less.
The most important things to do in the world are to get something to eat, something to drink and somebody to love you.
When I came back to Dublin I was court-martialed in my absence and sentenced to death in my absence, so I said they could shoot me in my absence.

Traducción de Juan Arabia para Buenos Aires Poetry, 2018.