«Trobar Leu» y  «Trobar Clus»: Era·m platz • Raimbaut d’Aurenga / Giraut de Bornelh

«Trobar Leu» y  «Trobar Clus»: Era·m platz 

Raimbaut d’Aurenga –  Giraut de Bornelh

por Juan Arabia

A poco iniciada la lírica trovadoresca, desde el punto de vista puramente estilístico y más allá de muchos otros matices, vemos cómo los mismos poetas se clasifican en dos bandos opuestos por lo que se refiere a su modo de expresión: el trobar leu y el trobar clus.

Así se refiere a estas dos formas el maestro trovador Giraut de Bornelh en una de sus canciones: “Ja, pos volrai clus trobar / no cut avet maint parer / ab so ben ai mester / a far una leu chanso / qu´eu cut c´atretan grans sens / es, qui sap razo gardar, com los motz entrebeschar” (“Y si quisiera trovar herméticamente, no creo tener muchos colegas, aunque me es preciso hacer una canción ligera, pues creo que, si se quiere proceder de modo razonable, tanto se debe tener gran juicio como entrelazar las palabras”1.

Tal como lo define Martin de Riquer en Los Trovadores. Historia literaria y textos, “El trobar leu (o leugier, o pla) significa literalmente «versificación sencilla», «poesía fácil, ligera, llana», con lo que queda suficientemente definido y precisado su estilo: llaneza de expresión, facilidad de comprensión por parte del auditorio, ausencia de recursos estilísticos complicados, de palabras de doble sentido o de uso poco corriente”2.

Frente al trobar leu, tal y como prosigue de Riquer, “hallamos lo que para entendernos podemos llamar provisionalmente «poesía hermética», y que los antiguos trovadores denominaba con los términos de trobar clus (literalmente «versificar cerrado», o sea nuestro moderno «hermético»”3.

El trobar clus propiamente dicho, aparece en los primeros tiempos de la poesía trovadoresca. Su complejidad estriba en el empleo de una dicción fundamentalmente enigmática y en el recargamiento excesivo de conceptos y palabras.

Aunque hay otra forma, además, de «poesía cerrada», y que es el hermetismo del trobar ric, muy propio de autores como Arnaut Daniel, trovadores que se preocupan sustancialmente de la belleza de la forma en detrimento del contenido.
Ezra Pound, en sus Ensayos Literarios4, decía que el objetivo principal de este trovador era imitar el sonido de los pájaros en sus canciones5.

Esta bifuración entre una escuela sencilla (trobar leu) y las escuelas herméticas (trobar clus6 y trobar ric) aparece desde los primeros tiempos de la lírica trovadoresca, y puede ejemplificarse a partir de la controversia poética o tensó entre Raimbaut d’Aurenga y Giraut de Bornelh, “Era·m platz”.

Es necesario recordar que un trovador vivía de su oficio y que necesitaba de una amplia popularidad y que sus canciones se divulguen.

Juan Arabia

Notas

1 Tomado de Martín de Riquer, Los Trovadores. Historia literaria y textos, Editorial Ariel, Barcelona, 2011, p. 470.
2 Martín de Riquer, op. cit., p. 74.
3 Martín de Riquer, op. cit., p. 75.
4 Ezra Pound, Ensayos Literarios (Selección y prólogo de T.S. Eliot. Traducción de Julia J. de Natino y Tal Pinto, Tajamar Editores, Santiago de Chile, 2016.
5 Otras caracterizaciones del trobar clus y trobar ric aparecen en el texto de H. J. Chaytor, From script to print.
6 En Quarterly Review, octubre de 1913, Pound escribe que las formas intrincadas del trobar clus nacieron de las condiciones de vida: las canciones tenían una parte fundamental en las intrigas amorosas: “Si se desea hacerle el amor a una mujer en público, hay que echar mano al subterfugio” (En K. K. Ruthven, A Guide to Ezra Pound´s Personae).

Era·m platz

(En esta pieza o tensó se presenta una controversia poética entre Raimbaut d’Aurenga, que defiende el trobar clus, y Giraut de Bornelh, que defiende el trobar leu.
Como veremos, Raimbaut d’Aurenga adopta una posición sumamente aristocrática y de desprecio al vulgo.
La traducción del provenzal fue tomada de Martín de Riquer, Los Trovadores. Historia literaria y textos, Editorial Ariel, Barcelona, 2011, p. 455, incluyendo breves adaptaciones al castellano moderno).

Era·m platz, Giraut de Bornelh,
que sapcha per c’anatz blasman
trobar clus ni per cal semblan.
……………Aisso·m diatz
……………si tan prezatz
so que vas totz es comunal;
car adonc tut seran egal.

(Raimbaut d’Aurenga: Giraut de Bornelh, me gusta saber, ahora, por qué vas criticando el trobar clus y con qué criterio. Decime si apreciás tanto lo que a todos es común; pues de este modo todos serán iguales).

Senher Linhaure, no·m corelh,
si qeucs se trob’a son talan;
mas me eis volh jutjar d’aitan
……………qu’es mais amatz
……………chans e prezatz,
qui·l fa levet e venansal,
e vos no m’o tornetz a mal!

(Giraut de Bornelh: Señor Linhaure, no me quejo si cada cual trova a su gusto; pero juzgo por mí mismo que el canto es más estimado y apreciado si alguien lo hace ligero y humilde, y vos no me lo tomes a mal).

Giraut, non volh qu’en tal trepelh
torn mos trobars quez om am tan
I´avol co·l bon e·l pauc co·l gran.
……………Ja per los fatz
……………non er lauzatz;
Car non conoisson ni lor chal
so que plus char es ni mais val.

(Raimbaut d’Aurenga: Giraut, no quiero que mi trovar se convierta en tal revoltijo que se aprecie igualmente lo malo y lo bueno, lo pequeño y lo grande. Nunca será alabado por los necios, porque no distinguen, ni falta que les hace, lo que es más precioso y más vale).

Linhaure, si per aisso velh
ni mon sojorn torn en afan,
sembla que·m dopte del mazan!
……………A que trobatz,
……………si non vos platz
C’ades o sapchon tal e cal?
Que chans non port’altre chaptal.

(Giraut de Bornelh: Linhaure, si velo y mi solaz se convierte en afán, esto demuestra que temo el rumor. ¿Por qué no trovás si no te place que en seguida lo sepan tal y cual? Porque el canto no aporta otra remuneración).

Giraut, sol que·l melhs aperelh
e dig’ades e trai’enan,
me non chal, sitot non s’espan;
……………c’anc grans viltatz
……………non fo denhtatz;
per so prez’om mais aur que sal,
e de chan es tot atretal.

(Raimbaut d’Aurenga: Giraut, sólo con que prepare lo mejor, lo diga en seguida y lo saque adelante, no me preocupa si no se divulga tanto, pues nunca lo muy vulgar fue cosa digna. Por eso se aprecia más el oro que la sal, y con el canto ocurre lo mismo).

Linhaure, fort de bo conselh
etz, fis amans contrarian;
e pero, si·m, val mais d’afan,
……………mos sos lev’atz,
……………c’us enraumatz
lo·m dezagens ni·m dia mal
que no·l dei ad home sesal.

(Giraut de Bornelh: Linhaure, sos muy buen consejero contradiciendo a los leales enamorados; y no obstante, aunque ello me produce más afán, mi melodía saca provecho de que un enronquecido me la estropee y la recite mal, que no la entregué a hombre asalariado).

Giraut, per cel ni per solelh
ni per la clardat, que resplan,
non sai de que·ns anem parlan
……………ni don fui natz;
……………si sui torbatz,
tan pes d’un fi joi natural!
Can d’als consir, no m’es coral.


(Raimbaut d’Aurenga: Giraut, por el cielo, por el sol y por la claridad que resplandece, no sé de qué vamos hablando, ni dónde nací; tan turbado estoy y tan preso de un leal gozo natural. Cuando pienso en otra cosa, no me sale el corazón).

Linhaure, si·m vira·l vermeil
de l’escut cela cui reblar
que volh dir “a Deu mi coman!”.
……………Cals fols pensatz
……………oltracudatz
me trais doptansa deslial!
No·m soven com me fetz comtal?

(Giraut de Bornelh: Linhaure, de tal modo vuelve hacia mí la parte roja del escudo aquella a quien cortejo, que quiero decirle, “A Dios me encomiendo”: ¿Qué necio temerario pensamiento me produce desleal temor? ¿Me olvido de que me hizo condal?).

Giraut, greu m’es, per Sanh Marsal,
car vos n’anatz de sai Nadal.

(Raimbaut d’Aurenga: Giraut, me desagrada, por San Marcial, que te vayas antes de Navidad).

Linhaure, que ves cort reial
m’en vauc ades rich’e chabal.

(Giraut de Bornelh: Linhaure, es que ahora mismo me voy rica y real, rica y poderosa).