Nuestro trozo de buena fortuna | Ron Butlin

Ron Butlin (1949, Edimburgo) es uno de los escritores más aclamados de Escocia. Ha publicado varias novelas, entre ellas The Sound of My Voice (ganadora del Premio Mille Pages 2004 y Prix Lucioles 2005, ambas por la mejor novela extranjera), y más recientemente Ghost Moon (nominada para el Premio Internacional de Literatura Impac Dublin 2016); tres colecciones de cuentos y ocho libros de poesía, entre ellos The Wonnerfuu Warld o John Milton; Stretto; Creatures Tamed by Cruelty; The Exquisite; Instrument; Ragtime in Unfamiliar Bars; Histories of Desire y Without a Backward Glance.

LAS CORTINAS ESTABAN CERRADAS

Las cortinas estaban cerradas cuando entré a su pieza:
el día quedó afuera, también la noche
y ella no estaba ahí.

Miraba su cara, su boca, sus ojos:
trataba de recordar su boca y sus ojos.

Los muros eran como la niebla cuando desaparece,
la puerta como la lluvia cuando deja de caer;

El pasillo me pareció un mundo
y ella no estaba ahí.

NUESTRO TROZO DE BUENA FORTUNA

Los que hemos aprendido a vivir
sin respirar hondo –

Quienes comenzamos el día cayendo de cabeza
sobre una segura destrucción –

Quienes oscurecemos la claridad del cielo matutino como una
tupida lluvia –

Nos hemos familiarizado tanto con el dolor, que esperamos nos
aplaste el pavimento
las calles nos pasen por encima,
los baldíos de los parques nos borren del mapa
y nos entierre la tierra recién cavada de los jardines.
Pero no.

A la hora de almuerzo saludamos a amigos y extraños,
diciéndoles cuanta suerte tienen,
y cuanta tenemos nosotros.

Buscamos compartir nuestro trozo de buena fortuna – y después
de todos estos años
Nos seguimos asombrando cuando él, ella o cualquiera
miran hacia otro lado al vernos.

Entrada la tarde es peor,
en este punto bajo del día intentamos poner los pies sobre la tierra
nos preguntamos: ¿qué hemos logrado?
mirando a nuestro alrededor
y todavía es temprano para el primer trago.

El tiempo pasa de todos modos. Pronto estaremos esperando a nuestra alma gemela
se podría decir que somos incandescentes
míranos iluminando el cielo por la noche – una lluvia de meteoros, estrellas fugaces.
Para que otros pidan deseos, así que anda, ¿por qué no pedir uno?
Al parecer aun tenemos algo que ofrecerte.

Quienes hemos aprendido a cruzar la noche, haremos todo lo posible
por evitar las corrientes y los molestos muebles en medio de la oscuridad
cuando nos acostemos a dormir abrazaremos con fuerza a nuestro
trozo de buena fortuna, apegándonos a él lo más posible.

 

Extraído de Our Piece of Good Fortune. Traducción de Nicolás Salerno Fernández para Buenos Aires Poetry, 2019.