El Voluntario | Cecil Day-Lewis

Se llamó Thirties (también War Generation) a un conjunto de poetas ingleses de la década del 30 (W. H. Auden, Louis MacNeice, Cecil Day-Lewis, Stephen Spender, Christopher Isherwood), que asumió un rol activo frente a la contingencia de una sociedad en crisis, con variables colectivas dramáticas y urgentes. Este grupo era, por un lado, epígono de la Primera Guerra Mundial, con su rémora de cerca de diez millones de muertos; por el otro, antesala de la Segunda, con sus siguientes millones de vidas por cobrar.
“Los Thirties”: autores que hicieron propaganda de una poesía al servicio del socialismo [¡La burguesía tiene que esperar un poco de dolor, una penitencia!].
A. T. Tolley, en THE POETRY OF THE THIRTIES, sencillamente decía hacia 1975: “Un cambio que está asociado en los nuevos poetas de los años treinta: la aparición de una preocupación por temas políticos”.

Cecil Day-Lewis (Ballintogher, 1904 – Hadley Wood, 1972). Poeta lírico irlandés, de exquisito talento, que destacó también como crítico y novelista policíaco. Realizó  traducciones de Virgilio y Paul Valéry y fue Poeta Laureado desde 1968.

El Voluntario

Si preguntan, diles en Inglaterra
lo que nos trajo a estas guerras,
a este baldío tras la tumba
de una noche plagada de estrellas–

No fue engaño ni estupidez,
gloria, venganza o dinero;
vinimos porque nuestros ojos abiertos
no podían ver otro camino.

No había otro modo de mantener
la intermitente verdad de los hombres encendida:
esas estrellas atestiguarán que nuestra causa
ardió más breve, pero no menos brillante.

Más allá de los olivares devastados,
desde el más remoto levantamiento de tierra,
nos llama un país que era nuestro
y que aquí recobraremos.

Brilla para nosotros, real y evocada
Agua-verde-hidromiel:
ríos de la patria, refresquen el camino
a quienes aquí seguimos su caudal.

Aquí en un lugar extraño y árido,
luchamos por la libertad de Inglaterra,
por el bien que nuestros padres ganaron para ella,
por la tierra que ansiaron contemplar.

The Volunteer

Tell them in England, if they ask
What brought us to these wars,
To this plateau beneath the night’s
Grave manifold of stars –

It was not fraud or foolishness,
Glory, revenge, or pay:
We came because our open eyes
Could see no other way.

There was no other way to keep
Man’s flickering truth alight:
These stars will witness that our course
Burned briefer, not less bright.

Beyond the wasted olive-groves,
The furthest lift of land,
There calls a country that was ours
And here shall be regained.

Shine on us, memoried and real,
Green-water-silken meads:
Rivers of home, refresh our path
Whom here your influence leads.

Here in a parched and stranger place
We fight for England free,
The good our fathers won for her,
The land they hoped to see.

Extraído de Cecil Day-Lewis, The Completed PoemsRandom House2012 | Traducción de Rodrigo Arriagada Zubieta para Buenos Aires Poetry, 2020.