No habrá paz | W. H. Auden

Se llamó Thirties (también War Generation) a un conjunto de poetas ingleses de la década del 30 (Auden, MacNeice, Day Lewis), que asumió un rol activo frente a la contingencia de una sociedad en crisis, con variables colectivas dramáticas y urgentes. Este grupo era, por un lado, epígono de la Primera Guerra Mundial, con su rémora de cerca de diez millones de muertos; por el otro, antesala de la Segunda, con sus siguientes millones de vidas por cobrar.
“Los Thirties”: autores que hicieron propaganda de una poesía al servicio del socialismo [¡La burguesía tiene que esperar un poco de dolor, una penitencia!].
A. T. Tolley, en THE POETRY OF THE THIRTIES, sencillamente decía hacia 1975: “Un cambio que está asociado en los nuevos poetas de los años treinta: la aparición de una preocupación por temas políticos”.

Wystan Hugh Auden nació en York, Inglaterra, en 1907. Publicó su primer libro, Poems, en 1930. Look, Stranger, de 1936, lo convirtió en el arquetipo antifascista británico. A fines de 1938, luego de haber viajado por España, Islandia y China, se radicó en los Estados Unidos, adoptando la ciudadanía norteamericana a partir de 1946. Publicó varios libros de poemas, entre los que se destacan For the Time Being (1944), The Age of Anxiety (1947) y The shields of Achilles (1955. Autor de obras teatrales, libretos, de ópera y libros de memorias, le fueros otorgados el Pulitzer y el Bollinger, entre otros premios. ). Murió en Viena en 1973.

No habrá paz

Aunque el cielo clemente y despejado
sonríe de nuevo en la orilla de tu estima
y sus colores vuelven, la tormenta te ha cambiado:
Nunca olvidarás
la oscuridad borrando la esperanza, el vendaval
augurando tu caída.

Debes vivir con lo que sabes.
Años atrás, más allá de ti, fuera de ti hay otros,
de los que nunca oíste en ausencias sin luna,
quienes por cierto han oído de ti,
seres de género y número desconocidos:
y no les gustas.

¿Qué les hiciste?
¿nada? nada no es una respuesta:
llegarás a creer – ¿cómo puedes evitarlo?
que lo hiciste, que les hiciste algo,
te encontrarás deseando hacerlos reír,
ansiarás su amistad.

No habrá paz.
Contraataca, entonces, con todo el valor que tengas
y con cada cobarde estratagema que conozcas,
con la conciencia tranquila de que:
su causa, si tuvieron una, no les importa ahora en absoluto;
Ellos odian por odiar.

There Will Be No Peace 

Though mild clear weather
Smile again on the shore of your esteem
And its colours come back, the storm has changed you:
You will not forget, ever,
The darkness blotting out hope, the gale
Prophesying your downfall.

You must live with your knowledge.
Way back, beyond, outside of you are others,
In moonless absences you never heard of,
Who have certainly heard of you,
Beings of unknown number and gender:
And they do not like you.

What have you done to them?
Nothing? Nothing is not an answer:
You will come to believe – how can you help it? –
That you did, you did do something;
You will find yourself wishing you could make them laugh,
You will long for their friendship.

There will be no peace.
Fight back, then, with such courage as you have
And every unchivalrous dodge you know of,
Clear on your conscience on this:
Their cause, if they had one, is nothing to them now;
They hate for hate’s sake.

W.H. Auden, Collected Poems (E. Mendelson ed. 1976) | Traducción de Rodrigo Arriagada Zubieta para Buenos Aires Poetry, 2020.