Soneto CXXIX | William Shakespeare

William Shakespeare (1564-1616). La primera referencia a los sonetos de Shakespeare aparece en 1598, en el Palladis Tamia de Francis Meres, como textos que circulaban entre sus amigos íntimos. Algunos de ellos fueron publicados poco tiempo después, en 1599, en la antología The Passionate Pilgrime, colección erróneamente atribuida a Shakespeare. Recién en 1609 aparece la colección completa, seguida por el largo poema “A Lover’s Complaint”. El editor fue Thomas Thorpe, quien agregó una enigmática dedicatoria que vino a causar cierta polémica en el mundo literario. Sin embargo, la publicación no tuvo gran repercusión y se limitó a circular en el estrecho círculo de amigos del poeta.
Los sonetos abarcan temas como la belleza, la juventud, la rivalidad entre poetas, el sexo, la crueldad, el paso del tiempo. En la primera parte el poeta se dirige mayormente a un joven apuesto y en la segunda a una misteriosa dama oscura. Se ha sugerido que el poeta rival al que se refiere el yo lírico puede ser Christopher Marlowe o tal vez George Chapman, pero no hay suficientes evidencias al respecto. Si bien los poemas siguen la tradición de Petrarca, Shakespeare logra dotarlos de una brillante originalidad, al punto que sirve como principio de un nuevo modelo de poesía amatoria. En el siglo XIX estos sonetos alcanzan su fama universal.
El soneto 129 habla del deseo sexual. Como un animal frenético, inevitablemente, el yo poético es víctima de la lujuria. El profundo pesimismo sexual puede ser visto simplemente como una expresión de la opinión general de la época sobre este tema. En este soneto la lujuria representa el anhelo de un placer futuro que, una vez alcanzado, deja sólo remordimiento.

Soneto CXXIX

La disipación del espíritu en un desierto de vergüenza
es la lujuria en acción: y antes de la acción, la lujuria
es perversa, asesina, sanguinaria, llena de culpa,
salvaje, extrema, ruda, cruel, indigna de confianza;
Apenas se la disfruta, se la desprecia;
contra toda razón, es perseguida; y tan pronto alcanzada,
contra toda razón, es odiada, como engullida carnada
que ha sido puesta a propósito para volver loco a quien la trague.
Locura cuando se la persigue, y al poseerla también;
habiéndola tenido, teniéndola y por tener, es extrema.
Un éxtasis al probarla, y una vez probada, un verdadero dolor;
antes, una alegría provocadora; después, un sueño.
Todo esto el mundo bien lo sabe; pero nadie sabe bien
cómo evitar el cielo que conduce a los hombres a este infierno.

Sonnet CXXIX

The expense of spirit in a waste of shame
Is lust in action: and till action, lust
Is perjured, murderous, bloody, full of blame,
Savage, extreme, rude, cruel, not to trust;
Enjoyed no sooner but despised straight;
Past reason hunted; and no sooner had,
Past reason hated, as a swallowed bait,
On purpose laid to make the taker mad.
Mad in pursuit and in possession so;
Had, having, and in quest to have extreme;
A bliss in proof, and proved, a very woe;
Before, a joy proposed; behind a dream.
All this the world well knows; yet none knows well
To shun the heaven that leads men to this hell.

Poesía Inglesa : Traducción y presentación de Cristian Ton | Buenos Aires Poetry, 2020.