El ignorante | Philippe Jaccottet

Philippe Jaccottet nació en Moudon (Suiza) en 1925. Estudió Letras en Lausana y luego se mudó a París, donde trabajó para la editorial Mermod. Fue amigo de Gustave Roud y por medio de él conoció el romanticismo alemán. En 1953 se instala en Grignan, un pueblo de la Provence, y comienza a publicar. Fue un reconocido traductor del alemán al francés. Tradujo a Goethe, a Hölderlin, a Mann, a Rilke y especialmente a Robert Musil, de quien fue un gran especialista.
En 2014 pasó a formar parte de la prestigiosa Bibliothèque de la Pléiade de Gallimard. Philippe Jaccottet murió el 24 de febrero de 2021 a la edad de 95 años.

El ignorante

Cuanto más envejezco, más crezco en ignorancia,
cuanto más he vivido, menos poseo y menos reino.
Todo lo que tengo es un espacio por momentos
nevado o brillante, pero jamás habitado.
¿Dónde está el mecenas, el guía, el guardián?
Me quedo en mi habitación y ante todo me callo
(el silencio viene como un sirviente a poner un poco de orden),
y espero que una a una las mentiras se aparten:
¿Qué queda? ¿Qué le queda al que se está muriendo
que tanto le impide morir? ¿Qué fuerza
le permite todavía hablar entre sus cuatro paredes?
¿Podría yo saberlo, yo, el ignorante y el inquieto?
Pero oigo verdaderamente que habla, y su palabra
penetra con el día, aún bastante imprecisa:

“Como el fuego, el amor no establece su claridad
sino sobre el error y la belleza de bosques en cenizas…”

L’ignorant

Plus je vieillis et plus je croîs en ignorance,
plus j’ai vécu, moins je possède et moins je règne.
Tout ce que j’ai, c’est un espace tour à tour
enneigé ou brillant, mais jamais habité.
Où est le donateur, le guide, le gardien ?
Je me tiens dans ma chambre et d’abord je me tais
(le silence entre en serviteur mettre un peu d’ordre),
et j’attends qu’un à un les mensonges s’écartent :
que reste-t-il ? que reste-t-il à ce mourant
qui l’empêche si bien de mourir ? Quelle force
le fait encor parler entre ses quatre murs ?
Pourrais-je le savoir, moi l’ignare et l’inquiet ?
Mais je l’entends vraiment qui parle, et sa parole
pénètre avec le jour, encore que bien vague :

« Comme le feu, l’amour n’établit sa clarté
que sur la faute et la beauté des bois en cendres… »


Extraído de Philippe Jaccottet, L’Ignorant, Gallimard, 1957 | Traducción de Cristian Ton | Buenos Aires Poetry, 2021.