Thirties Poets: W. H. Auden

Se llamó Thirties (también War Generation) a un conjunto de poetas ingleses de la década del 30 (W. H. Auden, Louis MacNeice, Cecil Day-Lewis, Stephen Spender, entre otros), que asumió un rol activo frente a la contingencia de una sociedad en crisis, con variables colectivas dramáticas y urgentes. Este grupo era, por un lado, epígono de la Primera Guerra Mundial, con su rémora de cerca de diez millones de muertos; por el otro, antesala de la Segunda, con sus siguientes millones de vidas por cobrar.
“Los Thirties”: autores que hicieron propaganda de una poesía al servicio del socialismo [¡La burguesía tiene que esperar un poco de dolor, una penitencia!].
A. T. Tolley, en THE POETRY OF THE THIRTIES, sencillamente decía hacia 1975: “Un cambio que está asociado en los nuevos poetas de los años treinta: la aparición de una preocupación por temas políticos”.

Pictorial Press Ltd / Alamy Stock Photo

Poeta, dramaturgo y crítico inglés, Wystan Hugh Auden ejerció una gran influencia en la poesía del siglo XX. Auden creció en Birmingham, Inglaterra y era conocido por su extraordinario intelecto e ingenio. Su primer libro, Poems, se publicó en 1930 con la ayuda de T.S. Eliot. Justo antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial, Auden emigró a los Estados Unidos donde conoció al poeta Chester Kallman, quien se convirtió en su amante de toda la vida. Auden ganó el premio Pulitzer en 1948 por The Age of Anxiety. Gran parte de su poesía se ocupa de cuestiones morales y evidencia un fuerte contexto político, social y psicológico.

(Canción IV) Amor, aunque se ha ido la noche

Amor, aunque se ha ido la noche,
Su sueño aún me frecuenta,
Que nos condujo a una habitación
Cavernosa, enorme
Como una estación de trenes,
Y apretadas en la penumbra,
Había camas, y nosotros en una
Nos tendimos en la esquina más lejana.

Nuestro susurro no despertó relojes,
Nos besamos y fui feliz
En cada cosa que hiciste,
Indiferente a quienes
Nos miraban con ojos hostiles,
En pareja sobre la cama,
Los brazos alrededor del cuello,
Inertes y confusamente tristes.

¿De qué oculta lombriz de culpa
O de qué maligna duda
Soy víctima ahora
Si tú, entonces, desenvuelta,
Hiciste lo que nunca hubiera deseado,
Confesar otro amor;
Y yo, sumiso, me sentí
Rechazado y me alejé?

(Song IV) Dear, Though the Night Is Gone

Dear, though the night is gone,
Its dream still haunts today,
That brought us to a room
Cavernous, lofty as
A railway terminus,
And crowded in that gloom
Were beds, and we in one
In a far corner lay.

Our whisper woke no clocks,
We kissed and I was glad
At everything you did,
Indifferent to those
Who sat with hostile eyes
In pairs on every bed,
Arms round each other’s neck,
Inert and vaguely sad.

O but what worm of guilt
Or what malignant doubt
Am I the victim of,
That you then, unabashed,
Did what I never wished,
Confessed another love;
And I, submissive, felt
Unwanted and went out?

Traducción de Rodrigo Arriagada Zubieta, Buenos Aires Poetry, 20201.

“Never yield before the barren”. D. H. Lawrence

 Thirties Poets: W. H. Auden | Louis MacNeice | Cecil Day-Lewis | Stephen Spender | Selección y Traducción de Juan Arabia & Rodrigo Arriagada Zubieta | Buenos Aires Poetry, Buenos Aires, Mayo, 2021 | 316 p. | Diseño de Portada: Camila Evia