Un Poeta | Eugenio Montale

En las décadas de 1930 y 1940, el poeta, prosista, editor y traductor italiano Eugenio Montale (1896-1981) era considerado un líder del movimiento literario conocido como el hermetismo. Influenciado por los poetas simbolistas franceses, buscó transmitir experiencias a través de la sugestión emocional de las palabras y el simbolismo. En su poesía posterior, sin embargo, su lenguaje es más directo y sencillo. Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1975.

Montale nació el 12 de octubre de 1896 en Génova, Italia. De joven se formó como cantante de ópera. Fue reclutado para servir en la Primera Guerra Mundial y, cuando terminó, reanudó sus estudios de música. Cada vez más se involucró en la actividad literaria. En 1922, Montale cofundó Primo Tempo, una revista literaria. Más tarde trabajó para una editorial, se desempeñó como director de una biblioteca en Florencia, Italia, y escribió y editó otras publicaciones periódicas.

El primer libro de poemas de Montale, Ossi di seppia (1925), expresaba el amargo pesimismo de la posguerra. En este libro utilizó los símbolos de la desolada y rocosa costa de Liguria para expresar su visión del mundo como un desierto árido, árido y hostil. Las obras que siguieron incluyeron La casa dei doganieri e altre poesie (1932), Le ocasión (1939) y Finisterre (1943), libro que los críticos encontraron progresivamente más introvertido y oscuro.

Las obras posteriores de Montale, comenzando con La bufera e altro (1956), fueron escritas con una habilidad cada vez mayor y una calidez personal. Sus otras colecciones de poemas incluyeron Satura (1962), Accordi e pastelli (1962), Il colpevole (1966; “El ofensor”) y Xenia (1966), una suave serie de poemas de amor en memoria de su esposa, que murió en 1963.

Además de traducir sus propios poemas, Montale tradujo al italiano la poesía de Ezra Pound, William Shakespeare, T.S. Eliot y Gerard Manley Hopkins, así como obras en prosa de Herman Melville, Eugene O’Neill y otros. Las historias y los bocetos de los periódicos de Montale se recopilaron en La farfalla di Dinard (1956). Montale murió el 12 de septiembre de 1981 en Milán, Italia.

Un Poeta

Me queda poco hilo, pero espero tener la oportunidad
de dedicar mis pobres poemas
al próximo tirano. Él no me dirá que me corte las venas
como Nerón a Lucano. Querrá una alabanza espontánea
de un corazón agradecido, y la tendrá en abundancia. A su vez
podré dejar una huella duradera. En poesía
lo que importa no es el contenido
sino la Forma.

Un Poeta

Poco filo mi resta, ma spero che avrò modo
di dedicare al prossimo tiranno
i miei poveri carmi. Non mi dirà di svenarmi
come Nerono a Lucano. Vorrà una lode spontanea
scaturita da un cuore riconoscente
e ne avrà ad abbondanza. Potrò egualmente
lasciare orma durevole. In poesia
quello che conta non è il contenuto
ma la Forma.

Extraído de Eugenio Montale, Tutte le poesie, Mondadori, Oscar Grandi Classici, Milano, 1990, p. 555 | Traducción de Juan Arabia | Buenos Aires Poetry, 2021.