Trobar clus: “Siesta en Xbalba y el retorno” | Allen Ginsberg

COLUMNA_JUAN-04
Acaso Ginsberg se perdía en el idioma de los mayas, una cultura que desde sus pirámides apuntaba hacia al cielo y comprendía todo a partir de la observación de las estrellas: “alcé la vista a las estrellas distraído, como / si estuviera buscando / algo más en la noche azul / a través de las ramas / y por un instante me vi a mí mismo / apoyado sobre un árbol…”.

México fue para la mayoría de los escritores de la generación beat el escenario donde experimentar una mayor libertad con las drogas, el alcohol, la escritura y el sexo. William Burroughs sintetiza estos argumentos en una de las tantas cartas que le envió a Jack Kerouac (Letters, 1945-1959): “Hay más para perderse en México que en Estados Unidos porque aquí no se imponen límites a las experiencias”.

Sin estas vivencias, básicamente, resultarían impensables los míticos y fundacionales trabajos de la generación beat como On the road (1957) y Mexico City Blues (1959) de Kerouac, o experimentos narrativos como The Soft Machine (1961) y The Wilde Boys (1971), de Burroughs.

Allen Ginsberg, posiblemente el autor de la generación que más experimentó y de mejor forma explotó el género poético ꟷluego de la publicación de sus célebres Howl (1956) y Kaddish (1961)ꟷ incluyó en Reality Sandwiches (1963) un extenso poema en relación a su estadía en las grandes ruinas mayas de Yucatán, titulado “Siesta en Xbalba y el retorno”, y que se presenta ahora de forma bilingüe en nuestro país.

“Siesta en Xbalba…” puede leerse como el resultado de un experimento de una noche con droga y hamaca en el Castillo de Chichén Itzá, o bien como un conglomerado rítmico de fogonazos y visiones.

Si bien es más conocido el carácter ideológico de denuncia de la obra de este poeta estadounidense, sus inicios se anclan en las alucinaciones auditivas (por él denominadas “visiones Blake”) y en la sumatoria de experiencias que acompañan a una ruptura definitiva con la conciencia ordinaria.

El oficio del poeta, en ese sentido, consiste en la observación y por tanto mera descripción de la mente: “Uno podría quedarse en esta Chiapas / registrando las apariciones en el campo / visible desde la hamaca / mirando a través de la sombra de los pastizales / con toda su semejanza a la Eternidad”.

Dividido en dos partes, “Siesta en Xbalba” es además un sueño, cuyo final se sitúa en el regreso a los Estados Unidos.

Lo que había comenzado con palabras invisibles y una sintaxis imposible del apocalipsis, deviene en un manuscrito inconexo y en el recuerdo de unas pocas sensaciones.

Acaso Ginsberg se perdía en el idioma de los mayas, una cultura que desde sus pirámides apuntaba hacia al cielo y comprendía todo a partir de la observación de las estrellas: “alcé la vista a las estrellas distraído, como / si estuviera buscando / algo más en la noche azul / a través de las ramas / y por un instante me vi a mí mismo / apoyado sobre un árbol…”.

Estas visiones dejaban detrás una ciudad específica, Nueva York, y sus sórdidos escenarios, “…y de vuelta el ruido de una gran fiesta / en los departamentos de Nueva York, / fama, chupadas de verga y lágrimas, / dinero y discusiones sobre grandes / temas, la cultura de mi generación…”.

Y es que en la obra de Allen Ginsberg las contradicciones fundamentales se encarnan por vía subjetiva, donde las temporalidades (en tanto construcción de subjetividad) y los límites del sentido se expanden por fuera de la conciencia ordinaria: “La nación del otro lado de la frontera / afila sus armas y sueña / con la guerra: veo / el feroz estruendo azul / de ruedas de metal / rechinando en las industrias / de la noche, y / en la detonación de bombas infernales // …y el silencioso centro urbano / de los Estados / sumergidos en acuoso anochecer”.

La presente edición, en traducción de Leandro Katz (Buenos Aires, 1938), amigo y vecino de barrio de Allen Ginsberg, contiene el ritmo y la velocidad del original, versos cubiertos con extraños jeroglíficos de la eternidad.



Siesta en Xbalba y el retorno, Allen Ginsberg. Traducción de Leandro Katz, Editorial Argonauta, Buenos Aires, noviembre 2019, 72 p | Texto originalmente publicado en Revista Ñ | Buenos Aires Poetry, 2021