Hogar | John Koethe

Autor de varios libros de poesía y premiado con THE Kingsley Tufts Award, The Frank O´Hara Award y el Lifetime achievement award, entre otros, John Koethe (San Diego, California — 1969) comenzó a escribir poesía cuando era un joven estudiante en la Universidad de Princenton.
Su reflexiva labor poética, complejizada por una específica formación (Koethe se doctoró en Harvard en filosofía), dialoga con la tradición y herencia literaria de Wallace Stevens, Elizabeth Bishop y John Ashbery.
Entre sus trabajos se destacan North Point North: New and Selected (2002), Ninety-fifth Street (2009) y ROTC Kills (2012).

Hogar

Era un lugar real: había césped que cortar
y cajas en el garaje. Siempre era verano
o la escuela, e incluso después de tantos años,
siempre estuvo ahí, como la voz en el teléfono
cada domingo por la noche. Me preguntaba cómo se sentiría
cuando finalmente estuviera solo, sin familia.
Sin un hogar donde gravitar lejos o pensar.
Extraño los viajes que hacía cada año para ver a mi padre.
extraño el desierto y el océano y los bungalows,
el viaje a L. A. para visitar a Rogers, sin embargo, todos esos sentimientos—
¿Son realmente sentimientos de pérdidas, o simplemente nostalgias de una noción?
Vivo en el mismo mundo, habito la misma vida,
y, sin embargo, todo parece significante y pequeño. Todo lo que queda
son las sensaciones de la tarde vacía, de sentirse resignado
a la forma en que las cosas simplemente van y vienen, casi aliviado
por descubrir que se siente como si nada. Se siente como si nada en absoluto.

Home

It was a real place: There was a lawn to mow
And boxes in the garage. It was always summer
Or School, and even after oh so many years
It was always there, like the voice on the telephone
Each Sunday evening. I wondered how it was going to feel
When I was finally on my own—alone, with not family left
And no home to gravitate away from or think through.
I miss the trips I took each year to see my father.
I miss the desert and the ocean and the bungalows,
The drive up to L. A. to visit Rogers, yet all these fellings—
Are they actually feelings of loss, or just nostalgias for a notion?
I live in the same world, I inhabit the same life,
And yet it all seems insignificant and small. All that’s left
Are the sensations of the empty afternoon, of feeling resigned
To the way things simply come and go, almost relieved
To find it almost feels like nothing. It feels like nothing at all.


Extraído de John Koethe, Ninety-fifth Street, Harper Perennial, 2009, p. 5 | Traducción de Juan Arabia | Buenos Aires Poetry 2022