«Prólogo» (o Poesía y Poder)

devil2

♦♦

«No hablaré, ni pensaré en nada, pero el amor infinito me inundará el alma»(1). Así también como Rimbaud, César Vallejo pulveriza las formas gramaticales: cada poeta forja su gramática personal e intransferible. Borges sonríe de la proximidad con la que unos jueces de La Real Academia Española corrompen  la belleza y naturalidad de un sonido: «Últimamente se les ha ocurrido escribir vikingo por viking. Sospecho que muy pronto oiremos hablar de la obra de Kiplingo»(2). A Dylan Thomas le gusta contradecir imágenes diciendo dos cosas a la vez en una sola palabra, cuatro en dos, una en seis.

Lejos de hablar, lejos de pensar

Acercarse de esta forma a un lenguaje, a una tradición, a una institución… Es lo más parecido a sacar todos los barrotes de una jaula. Pero antes que nada: es preciso sacarlos con el cuidado de no tocar ninguna pluma del pájaro —o de los pájaros— que habita en ella.

Sólo y de esta forma se tratará de una derrota justa (no disponemos de ningún lenguaje que sea ajeno a esta historia), porque siempre será —inevitablemente— una derrota… Y lejos de la estructura, de los signos, de los juegos (3).

A diferencia de Nietzsche, que en La Gaya Ciencia concebía a la poesía como una invención para establecer cierta relación de poder sobre los demás por medio de sus palabras… (4)

Este poder podrá ser utilizado para liberar a los hombres: es preciso sacarlos con el cuidado de no tocar ninguna pluma para que no se ejerza el poder.

Sólo y de esta forma se podrá dar a nacimiento a algo que no sea una forma informe, muda, infante y terrorífica de la monstruosidad (5).

——————————

(1) Arthur RIMBAUD, Obra Poética Completa. Traducción de Miguel Casado, Barcelona, DVD, 2008, p. 27.

(2) Jorge Luis BORGES, Elogio de la sombra, (Prólogo), Emecé, 1969.

(3) Poco se difundieron estas palabras de Borges sobre el estructuralismo: “Y ahora tendremos, sin duda, poetas que escriben para ser elogiados por los estructuralistas (…). No sólo para no entender, sino para no sentir, lo cual es más grave. Están hechas para personas insensibles (…). Están tranquilos porque el universo no los asombra, la poesía no los conmueve. Pueden dedicarse a esas pequeñas miserias formales, puramente formales”. (en Jorge Luis BORGES y Osvaldo FERRARI, En diálogo II, Sudamericana, Buenos Aires,  1998, p. 93).

(4) “Para Nietzsche la invención –Erfindung– es, por una parte, una ruptura y por otra algo que posee un comienzo pequeño, bajo, mezquino, inconfesable (…). Fue debido a oscuras relaciones de poder que se inventó la poesía.” (En Michel FOUCAULT, La verdad y las formas jurídicas, Gedisa, Barcelona, 1990; Primera conferencia, p. 21).

(5) (Inversión a) Jaques DERRIDA, La escritura y la diferencia, Anthropos, Barcelona, 1989, p. 401.