Hongos de Yuggoth, de H.P. Lovecraft

IV

La comprensión

 

Había tornado el día cuando, niño,
Apenas por una vez contemplé el cañon que cubría el roble,
Gris de tanta neblina que brota de los suelos y asfixia
Las formas arruinadas que profanó demencia.
Volvió espeso y salvaje a mis ojos de césped,
Oprimiendo el ara cuyas talladas señales impetran
A Ese, El-Que-Carece-de-Nombre, por quien
Mil fumaradas suben y ascienden los eones desde las infames torres.
Yo contemplé extendido el cuerpo sobre la piedra mojada,
Comprendiendo que aquellos oficiantes no eran humanos,
Que ese raro mundo gris no me era propio,
Sino el de Yuggoth[1], situado allende los abismos estelares,
¡Cuando el cuerpo dejó oír un aullido moribundo
Entendía ya tarde que era el mío!

 ——-

XX

Alimañas de la noche

Yo no podría asegurar de qué bóveda escapan reptando,
Pero noche a noche veo a esos seres pegajosos,
Negros, descarnados y con cuernos, dotados de alas membranosas,
De cuyas colas parte la lengüeta doble del infierno.
Vienen en legiones transportados por el viento norteño,
Con obscenas zarpas cuyo contacto arde y cosquillea,
A tomarme y llevarme a un viaje monstruoso,
Rumbo a mundos grisáceos escondidos en pozos de pesadilla.
Rozan casi las crestas dentadas de Thok[2];
Sin prestar atención de mis debilitados aullidos
Descienden atravesando las simas inferiores hasta el inmundo lago
Donde los shoggoths[3] hinchados chapotean bajo un sueño dudoso.
Pero, ¡oh! ¡Si tan solo produjeran algún ruido,
O poseyeran algún rostro donde lo deberían tener!

[1] Yuggoth es un mundo identificado en la cosmogonía creada por el autor con el planeta enano Plutón, el más alejado del Sol de nuestro sistema y el único gran cuerpo celeste propio de éste que gira en dirección opuesta a los planetas que lo integran. A Yuggoth emigraron unos extraterrestres denominados Mi-Go, venidos de otra galaxia.

[2] Una de las dos lunas del planeta Yuggoth, junto con Thog.

[3] Criaturas enormes y monstruosas, semejantes a amebas, creadas por los antiguos para que los sirvieran como esclavos.

——————

∇ Traducción, Introducción y Notas de © Luis Benítez, 2014. Cortesía del autor y Díada, de la Editorial Del Nuevo Extremo.