Tres poemas de Isabella LEARDINI

***

Como en aquel film sobre el viaje de estudios…
Lo habíamos juzgado tan triste
que después de vidas enteras se encontraran
todos arrebatados por un solo viento,
esperando aún, en el umbral.

En las fotos del liceo que he colgado en el muro
se puede leer toda la lucha
de mi buscarte, siempre alrededor y nunca cerca.
Estabas en el centro también en aquellas de grupo
un poco de perfil o un poco atrás
no sé ni cómo llegaba…

Cómo han hecho para no darse cuenta los otros,
aquel cuidarse para que nadie lo entendiera
y un morder la voz que no sube,
decirlo a todos para poder ir en paz…

Pero cada uno se lo lleva hasta el final
su golpe de viento que no cae.

Come in quel film sulla gita scolastica…
L´avevamo giudicato così triste
che dopo vite intere si trovassero
tutti rapiti via solo da un vento,
ad aspettarsi ancora, sulla soglia.

Nelle foto del liceo che ho messo al muro
Si può legge tutta la lotta
del mio cercarti, sempre intorno e mai vicino
Eri al centro anche in quelle di grupo
e un po´ di fianco o poco dietro
non so neanche come ci arrivavo…

Come hanno fatto a non accorgersene gli altri,
quella cura che nessuno lo capisse
e un mordere di voce che non sale,
dirlo a tutti per poter andare in pace…

Ma ognuno se lo porta fino in fondo
il suo colpo di vento che non cade.

 

***

Desde que te conozco he vuelto a tener ganas
de colgar cosas en las paredes,
de sentirme en paz con mis paredes…
Pero en el gesto leve, en la exacta
manera de disponer las velas
está ya toda la espera de tu mirada,
y el vértigo veloz de estaciones
que pasarán antes de que tú las veas.
Así también se levanta uno y vive
como vaciando y llenando la casa;
no de sí mismo, de la llegada de alguien…

Da quando ti ho incontrato ho ancora voglia
di appendere qualcosa ai muri,
di risentirmi in pace coi miei muri…
Ma lungo il gesto breve, nell’esatto
modo di sistemare le candele
c’è già tutta l’attesa del tuo sguardo
e la vertigine veloce di stagioni
che passeranno prima che tu veda.
Anche così ci si alza e si vive
come svuotando e riempiendo la casa
non di sé ma dell’arrivo di qualcuno…

 

***

Contigo siempre he estado en el aire
asida al sonido denso de las hojas
dentro de la paz encendida de los inviernos.
Acaba el año y está por nevar,
siempre acaban y aún somos
dos voces mal colgadas para buscarnos…
Pero en el fondo ¿qué es la juventud,
qué habría de ser además de esta
tremenda carrera en vespa bajo la lluvia,
en el viento… hacia la casa de alguien?

Con te sono rimasta sempre al vento
presa a un suono larghissimo di foglie
dentro la pace accesa degli inverni.
Finisce l’anno e sta per nevicare,
sono finiti sempre e ancora siamo
due voci appese male per cercarci…
Ma in fondo che cos’è la giovinezza,
cosa doveva essere oltre a questa
tremenda corsa in ciao sotto la pioggia,
al vento… verso casa di qualcuno.

∇ Extraído De Nuovi poeti italiani 6 (Einaudi, 2012). Traducción de Maria Cecilia Micetich en Esplendor en las sombras. Tres voces italianas contemporáneas, Huesos de Jibia, 2015.

Isabella Leardini nació en Rímini (Italia) en 1978. En 2002 ganó la vigésima edición del Premio Montale con los poemas publicados en su primer libro: La coinquilina scalza, publicado en la colección Niebo a cargo de Milo De Angelis (La vita felice, 2004) y que llegó a la cuarta edición. Poemas de La coinquilina scalza y de su próximo libro Una stagione d’aria han sido publicados en Italia y otros países en numerosas revistas y antologías. Cabe señalar Les Poètes de la Méditerranée (Gallimard, 2010) con traducción de Jean Baptiste Para, y Nuovi poeti italiani 6 (Einaudi, 2012). Es directora artística del festival italiano de la poesía joven Parco Poesía (XII edición), del Premio Rimini para la poesía joven y del portal http://www.parcopoesia.it.