La ruta de la chatarra – De Katarina Frostenson

(La ruta de la chatarra – De Katarina Frostenson – Traducción de ¬©Andrea Castro – con la colaboración de Ellinor Broman)

La mano deja la cosa – la mano repite su gesto cada día
llevarse
piensa en el río, piensa la mano
en las manos que reciben

cáscara de queso peine quebrado semillas
cartón crayón pedazo de bizcocho corazón de manzana
y uñas

la mano dará una mano, suelta más de lo que da
cierra la bolsa, va hacia la salida
la detiene una voz, como de la infancia

………………….adónde van

………….el llamado
en pleno gesto, la sombra de una voz de alguien que sobró

la idea de un resto
que se desborda, en un destino de todos
todo debe ir a parar a algún lugar

Las urracas brincaban sobre el tejado al alba, una mujer con una guirnalda trenzada
sobre la coronilla, como una princesa oscura, revolvía en las bolsas de basura
rajaba el plástico diestra con sus dedos
la mano una estrella de mar en el aire
……………………………ella
desapareció, dio vuelta a la esquina
al abrirse una puerta

………………….un hombre tironea de una heladera a través del portón mientras
cabellos de fideo en la pileta
se deslizan mudos
por las cañerías
hojas de té los siguen

junco al mundo

la mano envuelve una cosa ignota, objeto redondo de plástico verde entre
saquitos de té salsa de carne hisopos
cáscara de limón postales en jirones papel de cocina
anturio marchito

………………….adónde van

y todo lo que se deja, piensa la mano
milla tras milla
atrás

o se empuja como una ola de chatarra
que se arrastra, se transporta y se almacena far away
en paisajes de otros

qué horrible y ordinaria acción el
sumergirla – toda la basura que generas
no se puede concebir, comprender, son

masas incomprensibles

un celular ancestral halló el rumbo a la bolsa
no deseo ver
tu caparazón triste, ah has servido, pobre diablo

entre hojas de zanahoria y plástico, salsa de queso
y sobres y los papeles de reuniones, desechos eléctricos

si nos acompañaras
escurrido por las cañerías, revuelto en túneles,
triturado, disuelto, incinerado
arrastrado por ríos

impulsado a hoyos en sembradíos
……….campos ingenuos allá afuera
hundirse en surcos, penetrar en la mies
tornarse alimento de ganado
ser despreciado……...todo debe ser aprovechado –

Pan despilfarrado, anaqueles de Brot ante
nuestros ojos
nosotros, abatidos, como suele suceder en la vida, mudos
ante el pan de cada día en bolsas negras prensado

………..un niño probó poner el pie sobre uno vencido
demasiado viejo, es decir
incomible
………………….“pronto me llevarán”

se aprovechó en masa
para llevar a los animales
para ser pisoteado
molido por quijadas mudas, el nuestro
pan de cada día se partirá con respeto
se aprovechará y nutrirá
hasta el último trozo
………………….el rubor de la vergüenza – las palabras están vencidas

como “de poco sirve”
lamentar lo perdido
todo debe desaparecer
por túneles ruinosos o por muy
tangibles caminos

ser afilado, limado o encallar en prados
y deteriorar lento

– en la mente seguir obsesivo el andar de la cosa de plástico verde
cómo es arrastrada por cañerías y llevada por ríos
arrojada al mar
para quedar bajo una isla en plena tormenta, se puede pensar
en la garganta del animal
cómo se descompone tan lentamente

retornará

se convertirá en algo otro

se transformará cómo
………………….el trol sentado al final cocina al fuego –

Pienso en Ostia, los desechos en la playa donde yacía el poeta amoratado
El llanto de la excavadora, rastro de los caminos, pasto amarillo abrasado y montones de
restos ardientes
¡y hoy el cordero que reina sobre la montaña de basura de Acerra!

no hay circulación, todo debe encallar casi todo
ser recibido por otras manos
quemarse, contaminar
o depositarse en los campos

………………….todo debe pactarse

todo irá a parar a algún lugar

quién espera en el destino final
hirviendo los restos
para la sopa del mar

todo ese plástico en tu conciencia

un barco viene cargado, pronto una armada
a Indialandia donde niños de piernas morenas en busca del fulgor de metal
corren como hurones sobre despeñaderos de maraña, extraen de la chatarra
dan gritos de alegría por un alambre
.…………………enroscan el reciclaje

el ser humano es artero
al final es burlado, quemadas sus manos, la estructura
es invulnerable

el horrible orden extiende su lona
 una manta
su rumbo a través de los mares
 de peces furiosos, hinchados de sustancias, costas donde cuelgan pájaros marinos
de cuerdas de plástico junto a los acantilados
oh nuevo paisaje
de electrodomésticos, montañas de heladeras y congeladores
………………………………………………..qué siluetas
glaciares que jamás se derriten
nueva permanencia

una suerte de iceberg más
luminoso más duro
enteramente iderretible
a Ghana, del fragor de heladeras que se mecían a través de los mares frotándose
entre sí
el cantar de electrodomésticos

congoja – dónde fue a parar la palabra, arena en la garganta
la calma arrancada de raíz

todo debe ir a parar a algún lugar
ser recibido por manos negras
atravesar sembradíos
ser guardado por alguien otro

las hormigas tiran sus desechos y se entierran
en la ranura
todo lo descomponen juntas, tan inteligente
……………………………seamos hormigas

o retornemos como pájaros
volvamos

reciclaje, alitas de la palabra

separación, oh raíces de palabra

ha sido reencontrada,
¿qué?
la playa donde yace el desecho
……………………………descansa en un vertedero eterno
hasta que la ola
para la que el trol ha hecho la salsa hierve

despertarás un día en un paisaje que se derrama
te encontrarás en el río
apenas tendrás tiempo de pensar
mirarás tu mano
dirás mano
………..todo debe ir a parar a algún lugar
y todo debe retornar

no te hundirás
no sucumbirás
la vadearás
pisarás la chatarra
oirás el ruido que raspa, chorrea, sisea

no se calcina
no, arde eternamente

De: Katarina Frostenson Sånger och formler, 2015

(Cantos y fórmulas)

Katarina Frostenson es una poeta sueca. Nació en Estocolmo en 1953. Su primer libro, Emellan (Entre), apareció en 1978. Desde entonces ha publicado varios libros de poesía, una novela lírica y algunas obras de teatro. Frostenson fue elegida miembro de la Academia Sueca en 1992. El único libro que está traducido al castellano es Coral (Korallen, 1999, trad. Víctor Rojas). Fue publicado por la editorial sueca Simon editor en 2003.

http://www.svenskaakademien.se/en/the-academy/chair-no-18-katarina-frostenson

Andrea Castro es argentina, porteña, y radicada en Suecia desde 1988. Actualmente es profesora titular de español en la Universidad de Gotemburgo, Suecia. Ha escrito sobre literatura argentina de fin de siglo XIX, sobre literatura fantástica, sobre traducción y sobre la obra de María Negroni.