Este reino ha caído… (& Otros Poemas) de Daniel OLIVEROS

DANIEL OLIVEROS, Valencia, Venezuela, 1991. Poeta, editor y traductor. Poemas y traducciones suyas han sido publicados en varias revistas del país y ha participado en distintos eventos culturales nacionales. Actualmente es miembro del Comité de redacción de la revista POESIA (www.poesia.uc.edu.ve) y se desempeña como Director de la revista La Tuna de Oro en el Departamento de Literatura de la Dirección de Cultura de la Universidad de Carabobo. Fue ganador de la Mención Honorífica en el V Premio Nacional Universitario de Literatura mención Poesía en 2014. Es Subdirector de la Fundación Teófilo Tortolero y cursa el décimo semestre en la carrera de Educación Mención Inglés en la Universidad de Carabobo.

 

*

Dejo una vela a quien no puede
recibirla ni alumbrarse con la llama
Este rito no es para quien
ha desaparecido sino para quien aguarda
del otro lado con la esperanza
de iluminar un alma perdida

He aquí mi regalo, lo único que puedo dejar
Una mecha encendida en medio de la sala
frente a una fotografía.
El milagro no está en el objeto,
sino en todo lo que toca la luz.

*

Este reino ha caído con sus ídolos
de piedra y deseos oscuros.
Todo ha ocurrido frente a nuestros ojos

Una casa vieja comida por el monte
donde los árboles crecen torcidos
y desviados.

Eso quedó del rey:
una casa ajustada para el ciego
la carta del Idiota en el tarot, ahora invertida:
……..un rey que no siente
……..un rey que no observa
……..un rey llevado al borde de un barranco

Todos los árboles suben desde el polvo
hasta alcanzar los techos de las
casas más altas. Rey mío, ¿dónde dejaste
tus ídolos?

Junto al río los dejaron. Solos. Rígidos,
iguales a sus leyes sobre los hombres.
¿Dónde está la flexibilidad del barro,
qué quedó de la materia prima
con la que hacen a nuestros ángeles?

El deseo de enderezar los árboles,
la angustia de ver el reino hecho polvo.
Casa del rey que habito, ¿todavía
hay preguntas dentro de este palacio?

Hoy suena el peso de los jinetes
sobre los cascos del caballo
Hoy se pierde el silencio
Hoy la soledad será una sola
Hoy el reino ha desaparecido.

INFIDELITY

a Devyn Cole

Ver dos actores dentro de su teatro
cada uno dispuesto a traicionar eso que
a través de la ficción vendemos como genuino.

Los amantes que se descubren en el acto
de fuga, ciegos a sus partes con un ojo puesto
en eso que no es real, en eso que no está pasando.

Detrás del telón queda la utilería precaria
y el papel con los parlamentos de un corazón suicida:

-Vengo de tu voz hacia la mía.
-Y hacía la mía el favor de tu mentira.
-Confesamos con el cuerpo el dolor de no ser únicos.
-¿Dónde dejamos lo que es verdad?
-Dentro del cuerpo marchito que nos fue genuino.

Un cuerpo que padece el dolor del parlamento
y confunde su papel de personaje
con su vida de actor que no es verdad.

Debemos ceder al peso de estos tiempos desastrosos;
Hablar de lo que sentimos, no de lo que debemos decir.
El más viejo de nosotros es quien ha sufrido más:
nosotros que somos jóvenes, jamás viviremos tantos males
ni viviremos suficiente para sufrirlos.

ORGY/GROUP

a Rebecca Linares

He aquí la masa
en la que estoy mezclado,
entre el sudor de las carnes descompuestas
por el engaño de sentirse único
en este ensamble de huesos que
se frotan tensos y perdidos.

No soy quien digo ser.

Entre todo este tumulto de
hombres y mujeres, no consigo
mi propia luz entre los pliegues
y miembros de nuestros cuerpos adoloridos.

En silencio busco
y mi nombre se confunde con
los gemidos perdidos
de quienes padecen en este infierno.

Todos estamos sufriendo,
nos sentimos temblando, juntos
hambrientos por la carne del otro,
el aliento del otro.

Desenfrenados en nuestros deseos,
todavía esperamos a que los nuestros
se cumplan. Y entre todo eso me observo.
Sin saber a dónde voy.

POV

a Dillion Harper

Detrás de este cristal adornado
está la mujer amada: amada por mí
amada por su busto, por sus nalgas
por su forma de mover el cuerpo
en el tedioso ejercicio de fingir
el coito frente a una cámara.

¿Dónde podré alcanzar lo que me es
deseado? Día y noche sueño, y solo
me recuesto a pensar en ella. Me vuelvo
hacia la cámara, hacia el cristal adornado
de luces que reflejan el engaño.

Hoy he decidido buscarte. Buscarte
entre las asian, latinas o brunettes.
Buscarte entre los threesomes, gang
bangs, o bukakes. No puedo pasar
un día más sin ti, pero estás en
tantas posiciones. Tantas que no
te encuentro en ellas.