Poesía Italiana: Salvatore Ritrovato


Salvatore Ritrovato (1967) es un poeta, crítico y ensayista italiano. Nacido en San Giovanni Rotondo, reside en Urbino desde hace muchos años, donde enseña Literatura italiana moderna y contemporánea en la universidad y “escritura creativa” en la Academia de Bellas Artes. También ha vivido en Bolonia, Venecia y Lovaina.
Ha publicado los poemarios Quanta vita (Book, 1997) Via della pesa (Book, 2003; n. ed., Puntoacapo, 2015), Come chi non torna (Raffaelli, 2008), Cono d’ombra (Transeuropa, 2011), L’angolo ospitale (La Vita Felice, 2013), Cercando l’isola (FiorinaEdizioni, 2017).
Entre su trabajos como crítico y ensayista destacan: Dentro del paisaje. Poetas y naturaleza (Archinto) 2006, La diferencia de la poesía (Puntoacapo, 2009; edición revisada y ampliada de Puntoacapo, 2017) Piccole patrie. El Gargano y otro sur literario Il Gargano (Stilo, 2011), A la sombra de la memoria. Saggi per Paolo Volponi (Metauro, 2014; n. ed. revisada y ampliada, 2018), Estudios sobre el madrigal del siglo XVI (Salerno, 2015)
Colabora ocasionalmente en revistas y periódicos de literatura militante; sus textos han sido traducidos en varias lenguas.

PROLOGO

Che cosa stringe allo stesso cielo il mio respiro e questa carta?
Sento in ogni verso un lungo interminabile naufragio.
Sono qui da sempre, ed è l’ultimo posto in cui vorrei tornare:
un’isola, un approdo, un porto di mare…

PRÓLOGO

¿Qué es lo que aprieta contra el mismo cielo mi respiración y este
[papel?
Siento en cada verso un largo interminable naufragio.
Estoy aquí desde siempre, y es el último lugar al que quisiera
[volver:
una isla, un arribo, un puerto de mar…

*

Perduta chi sa dove

a Anna

(au fond d’un petit café enfumé, mal éclairé)

Un giorno su quest’isola il vento cadrà beffardo.
Porterà sabbia sui vestiti e il mare
restituirà una schiuma di parole rotte dalle onde.
Porgerai l’orecchio: neanche una brezza dal molo,
nessun frullo di correnti, solo silenzio.
Fumare una sigaretta sarà una cosa vecchia:
la tua ‘ultima’ volerà via come una foglia secca.
Su quest’isola, qualcuno un giorno troverà macerie,
gli stagni asciutti, un pozzo che scende
nel cuore stanco di una civiltà perdente.
Su quest’isola nessuno parla più la lingua di un tempo,
anzi nessuno parla più, resiste qualche ombra
appesa a un chiodo come ricordo di un altro mondo.
Su quest’isola ti avrò aspettata a lungo.

Come una soglia fra noi che il tempo nasconde
quest’isola dona ai fantasmi un’altra vita:
chi vi approda cerca l’eternità in un giorno
chi salpa lascia ogni illusione sulla battigia.
O forse era già tutto deciso in quel fondo di caffè
(«Cercando un’isola, ho trovato te…»),
ma era l’ultima reliquia, non un nuovo orizzonte.

*

PERDIDA QUIÉN SABE DÓNDE

A Anna

(au fond d’un petit café enfumé, mal éclairé)

Un día sobre esta isla caerá burlón el viento
Llevará arena sobre los vestidos y el mar
devolverá una espuma de palabras rotas por las olas.
Escucharás: ni siquiera una brisa desde el muelle,
ningún aleteo de corrientes, sólo silencio.
Fumarse un cigarrillo será cosa vieja:
el “último” tuyo volará como una hoja seca.
En esta isla, alguien encontrará un día escombros,
estancos secos, un pozo que baja
al corazón cansado de una civilización derrotada.
En esta isla ya nadie habla la lengua de hace tiempo,
nadie habla, resiste alguna sombra
colgada a un clavo como el recuerdo de otro mundo.
En esta isla te habré esperado mucho.

Como un umbral entre nosotros que el tiempo esconde
esta isla le regala a sus fantasmas otra vida:
quienes atracan buscan la eternidad en un día
quienes zarpan dejan cada ilusión en la orilla.
O acaso ya estaba decidido en ese fondo de café
(«Buscando una isla, te encontré…»),
pero era la última reliquia, y no un nuevo horizonte.

Traduzione di Giovanni Darconza