Naturaleza muerta con langosta (2017) – de Carlos Llaza

Carlos Llaza (Lima, Perú, 1983). Poeta y traductor literario. Graduado de las universidades de Edimburgo y de Oxford. Preseleccionado para el Bridport Poetry Prize (Manchester, 2012). Autor del libro Brame el fuego (Buenos Aires, 2009). Su trabajo ha aparecido en publicaciones como Periódico de Poesía, Buenos Aires Poetry, La Raíz Invertida, Revista Literaria Monolito, Circumference, entre otras. Actualmente trabaja como profesor universitario en Arequipa. Estos poemas pertenecen a Naturaleza muerta con langosta (2017).

 

 

nature morte au crâne

…The room’s smell
sharpened with phosphorus.
Michael Symmons Roberts

Frente al cuadro de Cézanne,
decidió hacer con palabras
una réplica del mundo.

Empezó por la manzana;
forma de pera, brillo de tuna,
olor a fruta de cera.

Y continuó en el fracaso
noche tras noche día tras día,
flores en la cavidad del ojo.

Resolvió entonces perfilar sus letras
cortar las puntas según cada palabra—
restos de ruido aglutinados como hormigas.

Al imaginar la carne humana
ponderó los inconvenientes:

la alteración de los nervios
cuando en presencia de música.

bar en el muelle
E. P.

En medio del mar el faro
camina descalzo al desierto.

la poesía

es solo parte de la casa;
luz que apuñala una silueta
contra un pasillo, una tostada.

¿O tal vez sólo una osamenta
en un baúl desvencijado,
claro de luna sobre piedra?

¿Agua que brota del costado
de un huesero, agua con sal?,
¿la noche oscura del aedo?

Ebrio de fama y luna, el sol
quiso obligarla a ser su amante
y ella depuso al animal.

La tosca niebla iridiscente,
la peste llega a nuestra mesa.
Tras dar un salto la serpiente—

frío turbante sin cabeza—
desaparece entre las sombras
como acostumbra la sonrisa.

*

Indecisa, la langosta
evalúa las opciones
a través de la pecera.
Tras insufribles minutos

por fin llama al mesero y
señala al gordito de corbata roja
quien al instante es arrastrado a la cocina
mientras los otros recuperan el aliento.

*

para E. A. Westphalen

Cuando escribí el disparo
permanecí en silencio
sabor a pólvora, silencio
………………………..silencio.

gajes del oficio

Esto de trabajar de noche
junto al río
de hurgar bajo piedras redondas
y entre la hierba larga
como taxónomo de arena
para relojes

Esto de renunciar a ropas
tras una sola puesta
la voluntad enferma de afonía
sobre la cama de papel,
de preparar café para las horas
de abstinencia

Tal vez migrar cuando las aves
en busca de mejores humos
y reescribir la historia desde cero
y la insaciable antropofagia:
la voz al revés
como de dios

*

Cuando el invierno de tus ojos
amanezca
descubrirás
que el sol
cubre las rosas
sólo para que las veas

Naturaleza muerta con langosta (2017)

23335720_10159717680965372_1151732628_o.jpg