Salsa para los Prisioneros | John Ashbery

El siguiente poema de John Ashbery (Rochester, NY, 1972 — Hudson, NY, 2017) fue publicado en The New Yorker, el 26 de agosto del 2013 (POEMS AUGUST 26, 2013 ISSUE).

Gravy for the Prisoners

I wouldn’t try to capture
into the page, or in a blog, the inauspicious
leavings of a day. Closer to dream
than the hum of streets, and people
who once walked along them.

Yeah, I know. Know what I’m saying?
The grounds were ultimately too large for the compound.
A tree takes flight, and patterns are coaxed
into recurring on adjacent walls,
out of thin air.
No such titan ever visited
during my days as aedile. Yet wisps
still buttonhole us in random moats:
Was it this you were expecting,
and if not, why not?

Salsa para los Prisioneros

No intentaría capturar
en la página, o en un blog, los desfavorables
restos del día. Más cerca del sueño
que el murmullo de las calles, y de las personas
que alguna vez caminaron a lo largo de ellas.

Sí, lo sé. ¿Sabes lo que estoy diciendo?
Los terrenos fueron últimamente demasiado grandes para el recinto.
Un árbol toma vuelo, y los patrones son persuadidos
para que se repitan en las paredes adyacentes,
fuera del aire ligero.
Ningún titán ha visitado tanto
mis días como edil¹. Sin embargo briznas
aún nos acorralan en fosas aleatorias:
¿Era esto lo que esperabas?
Y si no, ¿por qué no?

¹ Un edil era uno de los cuatro funcionarios en la República Romana responsable del cuidado de los edificios, especialmente templos, carreteras, alcantarillas y cualquier cosa en la ciudad, así como el cuidado de la moral pública.


 

Extraído de John Ashbery, The New Yorker, POEMS AUGUST 26, 2013 ISSUETraducción de Juan Arabia para Buenos Aires Poetry, 2018