La presencia provenzal en la Divina Comedia (trobar leu, trobar clus) | Juan Arabia

La primera conclusión falsa es su errónea concepción del trobar clus. La diferencia entre el trobar clus (cerrado, hermético) y trobar leu (sencillo, ligero) no es de tema ni de contenido, sino de forma.
Arnaut Daniel, que aparece en el Purgatorio, es el poeta más admirado por Dante, y cuya forma de trobar es una derivación del clus (trobar ric).
Posiblemente, además, la autora no haya tenido acceso a la tensó entre Guiraut de Bornelh (que Dante ubica en el Purgatorio) que defendía el trobar leu y Raimbaut d’Aurenga (que Dante ubica en el Paraíso) que defendía el trobar clus, “Era·m platz”

“La presencia provenzal en la Divina Comedia” es un texto escrito por María del Pilar Blanco García de la Universidad Complutense de Madrid¹.
En dicho ensayo la autora llega a dos conclusiones falsas: “La presencia de Guiraut de Bornelh en el mismo canto que Arnaut Daniel y también en la misma cornisa de los Lujuriosos nos lleva, de alguna manera, hacia dos conclusiones claras: de una parte la admiración de Dante por aquellos trovadores que utilizaban el trobar clus, y de otra, a la condena de estos mismos trovadores que en sus poemas cantaban temas amorosos que frecuentemente rayaban, lo que solemos llamar, la pornografía. Además de canciones amorosas compone, como Bertran de Born, poemas políticos y satíricos, temas que, a veces, no gustan a las personas a las que van dirigidos o a los que critican, poniendo a dichos trovadores en situaciones un tanto peligrosas (…). Hay una cierta relación entre ellos en la vida real, sin embargo, para Dante hay un abismo entre ellos, el abismo señalado entre el Infierno y el Purgatorio. Para los otros dos trovadores, que aparecen en la obra de Dante, está reservado el Paraíso: Raimbaut Raimbaut d’Aurenga y Folco de Marseille. Uno se pregunta por qué Raimbaut d’Aurenga está situado en el Paraíso y no en el Purgatorio, cuando es un cantor de temas amorosos desvergonzados y en otros casos es un irreverente para con Cristo a quien, parangonando al demonio, ofrece el mundo si logra a su amada”.
La primera conclusión falsa es su errónea concepción del trobar clus. La diferencia entre el trobar clus (cerrado, hermético) y trobar leu (sencillo, ligero) no es de tema ni de contenido, sino de forma.
Arnaut Daniel, que aparece en el Purgatorio, es el poeta más admirado por Dante, y cuya forma de trobar es una derivación del clus (trobar ric).
Posiblemente, además, la autora no haya tenido acceso a la tensó entre Guiraut de Bornelh (que Dante ubica en el Purgatorio) que defendía el trobar leu y Raimbaut d’Aurenga (que Dante ubica en el Paraíso) que defendía el trobar clus, “Era·m platz”:

(Raimbaut d’Aurenga: Giraut de Bornelh, me gusta saber, ahora, por qué vas criticando el trobar clus y con qué criterio. Decime si apreciás tanto lo que a todos es común; pues de este modo todos serán iguales).

(Giraut de Bornelh: Señor Linhaure, no me quejo si cada cual trova a su gusto; pero juzgo por mí mismo que el canto es más estimado y apreciado si alguien lo hace ligero y humilde, y vos no me lo tomes a mal).

(Raimbaut d’Aurenga: Giraut, no quiero que mi trovar se convierta en tal revoltijo que se aprecie igualmente lo malo y lo bueno, lo pequeño y lo grande. Nunca será alabado por los necios, porque no distinguen, ni falta que les hace, lo que es más precioso y más vale).
––
(Giraut de Bornelh: Linhaure, si velo y mi solaz se convierte en afán, esto demuestra que temo el rumor. ¿Por qué no trovás si no te place que en seguida lo sepan tal y cual? Porque el canto no aporta otra remuneración).

(Raimbaut d’Aurenga: Giraut, sólo con que prepare lo mejor, lo diga en seguida y lo saque adelante, no me preocupa si no se divulga tanto, pues nunca lo muy vulgar fue cosa digna. Por eso se aprecia más el oro que la sal, y con el canto ocurre lo mismo).²

La omisión de esta tensó, así como las propias características del trobar clus (forma y no contenido), excluye esta problematización para un estudio de la presencia de la poesía provenzal en la Divina Comedia.
Su segunda conclusión, con la que cierra su ensayo, tampoco encuentra justificaciones: “Dante debió conocer perfectamente toda esta problemática, pero como sucede frecuentemente con los grandes escritores, modula a su antojo la historia, para dar un balo personal que hace que la Divina Comedia sea lo que es.”
El hecho de que que algunos trovadores como Bertran de Born (al que Ezra Pound revive en su “Sestina: Altaforte) permanezcan en el Infierno, otros en el Purgatorio y otros en el Paraíso, responde exclusivamente al canon religioso de Dante Alighieri. Y es por eso que no deben ser tomados en cuenta los valores artísticos o intelectuales.
Dante sabía de la falta de sus admirados, pero era estricto con sus valores religiosos: va al Infierno quien pecó y murió en contumacia (sin arrepentirse), al Purgatorio los arrepentidos y al Paraíso solo los grandes virtuosos que vivieron sin pecado.

Notas

¹ Thélème: Revista complutense de estudios franceses, ISSN 1139-9368, ISSN-e 1989-8193, Nº 1, 1992, págs. 157-164.

² Martín de Riquer, Los Trovadores. Historia literaria y textos, Editorial Ariel, Barcelona, 2011, p. 455 (incluye breves adaptaciones al castellano moderno).