Beatitudes Visuales Mexicanas | Lawrence Ferlinghetti

A 100 años del nacimiento de Lawrence Ferlinghetti (24 de marzo de 1919 – Bronxville, Nueva York), Buenos Aires Poetry presenta por vez primera en nuestro idioma el poema “Beatitudes Visuales Mexicanas” en traducción de Juan Arabia. 

 

 


 

Beatitudes Visuales Mexicanas

Octubre–Noviembre 1975

Autobús en el Paseo de la Reforma con carteles de destino: BELLAS ARTES INSURGENTES. Exactamente. Justo lo que se necesita: Artes Insurgentes. Poesía Insurgente. Eso no es todo…

1

Autobús a Veracruz vía Puebla + Xalapa… Casas de adobe por la carretera, sin techo y una tapia, cubierta con palabras: LA LUZ DEL MUNDO¹.

2

Pasando por Puebla el domingo por la tarde. El concierto de una banda en una plaza al lado de una rueda de la fortuna — He pasado por muchos lugares como este, he visto trenes de juguete en muchos parques de diversiones. Cuando los has visto todos, has visto Uno.

3

A mitad del camino hacia Xalapa, el gran pico blanco de nieve del volcán se alza sobre el caliente altiplano  — Blanco dios que persigue los sueños Indios.

4

Un niño y tres burros corren por un campo de rastrojos, lejos de la montaña blanca. Él sostiene un palo. No hay otro camino.

5

Oscuras flores amarillas en el atardecer por la carretera, camas de ellas que se extienden en la oscuridad. Aparece una luna del mismo color.

6

A medida que el autobús dobla + baja la colina sinuosa, la luna oscila salvajemente de un lado a otro. Se han escrito demasiadas patéticas falacias al respecto como para detenerse en una más.

7

En Xalapa soy una cabeza más alta que cualquier otra persona de la ciudad — Un pie de carne y hueso y dos idiomas nos separan.

8

En un puesto en el parque en el centro de Xalapa como mazorca de maíz blanco con una vara en el extremo, rociada con sal, mantequilla, queso rallado + picante. El Indio de piedra oscura que me lo entregó lleva allí tres mil años.

9

Estoy haciendo este viaje desde la Ciudad de México hasta el Golfo de México y de regreso sin una persona o equipaje— sólo lo que puedo llevar en mis bolsillos. La necesidad de equipaje es una forma de inseguridad.

10

Dos horas en esta ciudad y siento que podría vivir para siempre (los países extranjeros me afectan de esa manera). La torre de la alta iglesia toca su antiguo signo: REZAR.

11

Por la mañana temprano en el inmenso jardín de Xalapa, con sus terrazas y sus inmensos árboles de jacarandá, pinos + palmeras, hay pájaros negros que aúllan como campanas, y otros con voces huecas de madera como calabazas que chocan entre sí. El gran volcán blanco brilla lejos, no alcanzado por el sol naciente.

12

Hombres morenos con sombreros blancos de vaquero parados alrededor de las fuentes en grupos de tres o cuatro, sus voces se pierden ante el sonido hueco de los pájaros. A lo largo de una balaustrada de piedra blanca iluminada por el sol, una pareja de estudiantes se están estudiando, novios esperando el día. El sol golpea caliente y no se derrite la montaña.

13

En el autobús de nuevo a Veracruz, bajando rápidamente a la costa plana. Un sentimiento tropical  — de repente una plantación de café + palmeras  — todo es pequeño excepto el paisaje, caballos del tamaño de burros, pequeños negros aguacates, pequeños hombres fuertes con machetes  — cada uno diciéndose a sí mismo Me llamo yo.

¹ LA LUZ DEL MUNDO es una iglesia fanática mormona

Beatitudes Visuales Mexicanas

October–November 1975

Autobus on Paseo de la Reforma with destination signs: BELLAS ARTES INSURGENTESExactamente. Just what’s needed: Insurgent Arts. Poesía Insurgente. This is not it …

1


Bus to Veracruz via Puebla + Xalapa … Adobe house by highway, with no roof and one wall, covered with words: LA LUZ DEL MUNDO.

2


Passing through Puebla late Sunday afternoon. A band concert in a plaza next to a Ferris wheel — I have passed through many places like this, I have seen the toy trains in many amusement parks. When you’ve seen them all you’ve seen One.

3


Halfway to Xalapa a great white volcano snow peak looms up above the hot 
altiplano — White god haunting Indian dreams.

4

A boy and three burros run across a stubble field, away from the white mountain. He holds a stick. There is no other way.

5

Deep yellow flowers in the dusk by the road, beds of them stretching away into darkness. A moon the same color comes up.

6

As the bus turns + turns down the winding hill, moon swings wildly from side to side. It has had too many pathetic phallusies written about it to stand still for one more.

7

In Xalapa I am a head taller than anyone else in town — A foot of flesh and two languages separate us.

8

At a stand in the park at the center of Xalapa I eat white corn on the cob with a stick in the end, sprinkled with salt, butter, grated cheese + hot sauce. The dark stone Indian who hands it to me has been standing there three thousand years.

9

I’m taking this trip from Mexico City to the Gulf of Mexico and back without any bag or person — only what I can carry in my pockets. The need for baggage is a form of insecurity.

10

Two hours in this town and I feel I might live forever (foreign places affect me that way). The tall church tower tolls its antique sign: PRAY.

11

In early morning in the great garden of Xalapa, with its terraces and immense jacaranda trees, pines + palms, there are black birds with cries like bells, and others with hollow wooden voices like gourds knocked together. The great white volcano shimmers far off, unreached by the rising sun.


12

Brown men in white palmetto cowboy hats stand about the fountains in groups of three or four, their voices lost to the hollow-sounding birds. Along a sunlit white stone balustrade, student lovers are studying each other, novios awaiting the day. The sun beats down hot and melts not the mountain.

13

On the bus again to Veracruz, dropping down fast to flat coast. A tropical feeling — suddenly coffee plantation + palms — everything small except the landscape, horses the size of burros, small black avocados, small strong men with machetes — each still saying to himself Me llamo yo.


Extraído de Poetry (June, 2015). Traducción de Juan Arabia, Buenos Aires Poetry, 2019.