La Ferocidad humana o Poemas del infierno: Giorgio Anelli | por Rodrigo Arriagada Zubieta

En La Ferocidad humana o Poemas del infierno, Giorgio Anelli (Italia, 1974) sitúa en el centro de su trabajo a la Italia de la sobremodernidad, tal como hiciera Baudelaire en Las flores del mal con París en los inicios del capitalismo. Se trata de un brutal ejercicio de mirar en su propia tribu, una antropología de lo cercano, en la que se entrecruzan una serie de destinos individuales sumidos en los modos de circulación del mundo contemporáneo: formas de reunión, de trabajo, de residencia, la sexualidad transvestida en transacción y la falsificación de las relaciones por medios tecnológicos. La ferocidad ruge aquí en un lenguaje seco y conciso, distanciado, noticioso a ratos, pero de una ambivalencia emocional propia de nuestra época, que encuentra en la musicalidad y el ritmo de la poesía el consuelo para “un corazón herido”. Incapaz de verificar la cercanía humana, más que en sus rasgos negativos y monstruosos, el hablante de Anelli se lleva él solo el peso del fracaso en una sociedad adicta al éxito. El poeta busca el amor como un sueño o una pesadilla, sin saber en qué momento uno se convierte en la otra. La sensación de no pertenencia inunda este libro imprescindible en el panorama de la poesía europea actual. Aquí el oficio de poeta se convierte en el de “un soñador inexperto”, único sujeto capaz de dolerse por un futuro que ya no se comparte con nadie y donde solo queda ver venir.

Rodrigo Arriagada Zubieta

En la ciudad ahora sólo existen bares, otros bares, vinotecas y
locales veganos donde podés reservar un lugar para la vida eterna.
Negocios nuevos abren y cierran al ritmo de una canción.
Te refugiás en los supermercados si llueve, pasás la mañana del domingo en los
grandes almacenes donde encontrás de todo, excepto el sentido de la vida.
Creés poder llenar la soledad bajo las luces de neón, o en el cineclub o
bebiendo en una mesita al aire libre cuando hacen dos grados bajo cero.
Me falta todo de una vez…
Ahora es la música que ofusca tu mente por todos lados y te acompaña en
………………………………………………………………………………|los no lugares de tu ciudad.
Quisiera que se volviera atrás, que crujan todavía los carruajes,
para poder crear un nuevo manifiesto, única llave de inflexión
hacia un mañana siempre más negro, donde encontrás sólo restaurantes y
pequeños negocios chinos, masajes chinos, prostistutas chinas

In città ormai esistono solo bar, altri bar, enoteche e
locali vegani dove puoi prenotare un posto per la vita eterna.
Nuovi negozi aprono e chiudono al ritmo di una canzone.
Ti rifugi nei supermercati se piove, passi la domenica pomeriggio nei
grandi magazzini dove trovi di tutto, tranne che il senso della vita.
La solitudine credi di colmarla sotto le luci al neon, o al cineforum o
bevendo a un tavolino all’aperto quando ci sono due gradi sopra lo zero.
Mi manca tutto di una volta…
Ormai è la musica che offusca ovunque la tua mente e ti accompagna nei
………………………………………………………………………………|non luoghi delle tue città.
Vorrei che si ritornasse indietro, che sferragliassero ancora carrozze,
per poter creare un nuovo manifesto, unica chiave di svolta
a un domani sempre più nero, dove incontri solo ristoranti e
piccoli negozi cinesi, massaggi cinesi, prostitute cinesi

Al final del día sacás las cuentas:
dos o tres Tavor, un poco de Ludiomil, Zyprexa, Gabapentin,
una hermosa panza redonda y ninguna cojida a la vista
Al final del día te sentís más solo
lo oscurecés todo con medio litro y charla de poesía en
algún bar de Fagnano¹
con un amigo poeta
que después, te traiciona él también…
Las luces se apagan y llegó otra noche,
terminaste de blasfemar e insultar al destino adverso
al menos por ahora
Mañana todo será distinto – te repetís
pero en realidad te dejás llevar por el letargo
para olvidar o rememorar el enésimo día perdido entre
mensajitos y chat con desconocidos que
desean hablar con el poeta escritor
robándole el lugar al ruido, al hablar
sagrado de la realidad

Alla fine del giorno tiri le somme:
due o tre Tavor, un po’ di Ludiomil, Zyprexa, Gabapentin,
una bella pancia tonda e nessuna scopata in vista
Alla fine del giorno ti senti più solo
annebbi tutto con mezzo litro e chiacchiere di poesia in
qualche bar di Fagnano con un amico poeta
che poi, ti tradisce pure lui…
Le luci si spengono è arrivata un’altra notte,
hai finito di bestemmiare e imprecare il destino avverso
almeno per ora
Domani sarà tutto diverso – ti ripeti
ma in realtà ti lasci andare al torpore
per scordare o rimestare l’ennesima giornata persa tra
messaggini e chat con sconosciuti che
smaniano di parlare con il poeta scrittore
rubando il posto al rumore, al parlare
sacro della realtà

¹ Fagnano Olona es una localidad italiana de la provincia de Varese.

GIORGIO ANELLI, La ferocidad humana ó Poemas del infierno. Traducción de ©Fermín Vilela 2020 | Colección Pippa Passes, Buenos Aires Poetry, 2020. | 74p.; 20×13 cm ISBN 9789874197672 | 1. Poesía Italiana