Verlaine & Rimbaud: Mort aux morts du Panthéon ! | Juan Arabia

En el transcurso del 2020 comenzó una polémica respecto a la supuesta petición de entrada de Paul Verlaine y Arthur Rimbaud al Panteón de París, lugar donde reposan los grandes hombres y mujeres de la nación francesa.   

De acuerdo a la información que circula, los escritores Jean-Luc Barré y Frédéric Martel visitaron el cementerio de Charleville-Mézières, y sintieron cierta decepción al ver allí enterrado a un poeta que desde una muy temprana edad escapó una y otra vez de la tranquila y silenciosa comuna a la que pertenece.  

La discusión tiene muchos matices: desde un punto de vista sexual (Rimbaud y Verlaine fueron pareja en sus años poéticos más productivos), hasta todo lo que compete para un debate en torno a formaciones emergentes e institucionales. 

Hace unos años visité la tumba de Verlaine en Batignolles, un cementerio muy alejado del centro parisino, por no decir casi por fuera de la ciudad: una lápida en forma de cajón tristemente adornada con flores artificiales.  

A diferencia de esa decepción y nostalgia que uno puede sentir por el poeta simbolista, llegar a Charleville es lo más parecido a conocer a Arthur Rimbaud. El verde escenario de las Ardenas, los horizontes y antiguos castillos, sin duda forjaron esas visiones pobladas de campos y ríos, flores y cielos: “Los vestidos verdes y desteñidos de las muchachas / son sauces, de los que saltan pájaros sin riendas”.  

Todos los habitantes de Charleville saben dónde está enterrado Arthur Rimbaud, de la misma forma que todos ellos conocen el nombre de todas las flores de la comuna. Esto es algo que sólo puede entenderse recorriendo el lugar: Rimbaud, que incluye en sus poemas hasta nombres de flores desconocidas —como si se tratara de un saber botánico, específico— lo hace a partir de un saber cotidiano. Porque es en Charleville donde nacen y mueren todas las especies de flores que existen en el mundo.  

La petición, que contó con el apoyo de la ministra de Cultura Roselyne Bachelot, fue desestimada por Emmanuel Macron en una carta fechada el miércoles pasado: “No deseo ir en contra de los deseos de la familia del fallecido. Los restos de Arthur Rimbaud no serán trasladados de la bóveda familiar en Charleville-Mézières”. Recordando que el ingreso al Panteón tiene como objetivo “honrar a personalidades cuyos compromisos públicos se identifican con la transmisión de los valores de la República”, el presidente Macron explica que “dado el papel particular que juega el Panteón en la construcción de un memoria republicana compartida, no quiere ir en contra de la voluntad expresada por la familia del fallecido ”.

En septiembre de 2020, la sobrina nieta de Arthur Rimbaud, Jacqueline Teissier-Rimbaud, declaró su oposición a la entrada del poeta en el Panteón junto a Paul Verlaine, una posición compartida por la asociación Les Amis de Rimbaud.

MORT AUX MORTS DU PANTHÉON !

Juan Arabia | Buenos Aires Poetry, 2021