En cest sonet coind’e léri | Arnaut Daniel

En cest sonet coind’e léri

Canción amorosa que se inicia con los conocidos versos en los que Arnaut equipara la labor de la creación poética a un trabajo de artesano.

I. En esta melodía graciosa y alegre hago palabras y las acepillo y desbasto, y serán verdaderas y ciertas cuando haya pasado la lima; pues el Amor al punto allana y dora mi cantar, que procede de aquella que mantiene y gobierna mérito.

II. A diario mejoro y me acrisolo porque sirvo y rindo culto a la más gentil del mundo, os lo digo abiertamente. Suyo soy desde el pie hasta la cabeza, y aunque sople la fresca aura, el amor que me llueve dentro del corazón me tiene caliente donde más inverna.

III. Oigo y ofrezco mil misas y enciendo luces de cera y de aceite para que Dios me dé buen acierto con aquella ante quien no me vale esgrima; y cuando contemplo su cabellera rubia y el cuerpo alegre, esbelto y joven, la amo más que a quien me diera Lucerna.

IV. Con tanto corazón la amo y la requiero, que creo que, por demasiado querer, me la hurtaré, si es que algo se pierde por bien amar. Porque su corazón sobrevuela completamente el mío y no se remonta; en verdad ella ha ejercido tanto la usura, que tiene taller y taberna de ello.

V. No quiero el imperio de Roma ni que se me haga papa allí, si ella no revierte a aquella por quien mi corazón arde y se agrieta; y si no me cura la dolencia con un beso antes de año nuevo, me mata y se condena.

VI. A pesar de la dolencia que sufro no me aparto de bien amar, aunque me tiene en desierto, pues así hago las palabras en rima. Armando padezco más que el hombre que labra, pues nunca amó más un huevo el de Monclí a Audierna.

VII. Yo soy Arnaut que acumula aura, y cazo la liebre con el buey y nado contra la marea alta.

En cest sonet coind’e léri

En cest sonet coind’e léri
Fauc motz e capug e dòli
Que seràn verai e cèrt
Quand n’aurai passat la lima ;
Amors marves plan’ e daura
Mon chantar, que de lieis mòu
Qui prètz mantén e govèrna.

Tot jorn melhur et esmèri
Car la gensor serv e còli
El mond, çò’us dic en apèrt.
Sieus sui del pè tro qu’en cima ;
E sitot vent’ ilh freid’ aura,
L’amor qu’ins el còr mi plòu
Mi ten chaud on plus ivèrna.

Mil messas n’aug e’n profèri
E n’ard lum de cer’ e d’òli
Que Dieus me’n don bon issèrt
De lieis on no’m val escrima ;
E quand remir sa crin saura
E’l còrs qu’es grailet e nòu
Mais l’am que qui’m des Lucerna.

Tant l’am de còr e la quèri
Qu’ab tròp voler cug la’m tòli
S’òm ren per ben amar pèrd.
Qu’el sieu còr sobretracima
Lo ieu tot e non s’essaura;
Tant a de ver fait renòu
Qu’obrador n’a e taverna.

Non vuòlh de Roma l’empèri
Ni qu’òm me’n faça apostòli,
Qu’en lieis non aja revèrt
Per cui m’ard lo còrs e’m rima ;
A si’l maltrach no’m restaura
Ab un baisar ans d’an nòu
Mi aucí e si enfèrna.

Ges pel maltrach qu’ieu sofèri
De ben amar no’m destòli,
Sitot me ten en desèrt,
Qu’aissí’n fatz los mots en rima.
Pieitz trac amant qu’òm que laura,
Qu’ac plus non amèt un òu
Cel de Moncli n’Audièrna.

Ieu sui Arnautz qu’amàs l’aura
E chatz la lèbre ab lo bòu
E nadi contra subèrna


* VERSIÓN EXTRAÍDA DE MARTÍN DE RIQUER, LOS TROVADORES. HISTORIA LITERARIA Y TEXTOS, EDITORIAL ARIEL, BARCELONA, 2011, PP. 628-631 | Buenos Aires Poetry, 2021.