Seis sonetos…, por Rubén Márquez Máximo

 

Vengo a cumplir la ruta de mi vida…


Para Rosaura Reyes


Vengo a cumplir la ruta de mi vida
en la pira de tu mar en vuelo
con toda la mirada en lontananza
donde libo de ti la luz de sombras.
Llego de mí con mares muy distantes
al faro de las noches de tu aroma
al dulce tono de tu voz alegre
espera de tu cuerpo entre las llamas.
Abordo todo barco de la tarde
cada ola que canta en tus adentros
porque muero en la gruta de tu muerte
con el ardor de mi último suspiro
en la herida de tu amor que clama
vengo a dejar los mares que he mirado.

De aquella tarde tengo ya el recuerdo…

De aquella tarde tengo ya el recuerdo
cuando vibró tu cuerpo a la deriva
hundido en otro tiempo en otras luces
con la mirada abierta al horizonte.
Tu vientre de alegría y de tristeza
pleno de mar de luz y de silencio
deviene en el mañana que es ahora
dulzura de un ayer que nunca llega.
Te amo en la azul distancia de tus días
en el tiempo que habita la memoria
en la voz que te nombra sin nombrarte.
Te descubro las aguas con mi abrazo
aquello que hay de ti sin que lo sepas
el recuerdo de mares que veremos.

Voy hacia ti como el oscuro augurio…

Voy hacia ti como el oscuro augurio
buscando a tientas tus temblores solo
entre tu voz amando que ilumina
la noche que avecina sus olores.
Desnudo los designios de tus aguas
mientras llueve el instante quebradizo
que decanta palabras que te ensayan
en el rumor distante de las olas.
Pruebo de ti el mar y sus calores
el dulce vaho que nace de tu beso
del roce de tus labios con mis sales.
Hundo agudo naufragio en tus adentros
la incertidumbre de llegar al sitio
donde todo se cumple y se consagra.

Naufragamos las aguas del olvido…

Naufragamos las aguas del olvido
en esta oscuridad de tibios besos
donde el despojo de los nombres crece
y borra lo que fuimos lo que somos.
Te amo constante sin saber quién eres
el fiel abrazo en otros nos convierte
y somos más felices sin los nombres
en esta desnudez de no ser alguien.
Nos lleva hasta el delirio nuestro beso
es un torrente de miradas ciegas
dulce cantar que aleja la memoria
para decirnos la verdad que somos
perdidos en el mar y el desvarío
de no sabernos más que fuego vivo.

Los dulces aguas que de ti se liban…

Las dulces aguas que de ti se liban
llevan la elocuencia de los bosques
ese cantar de lluvia por el aire
que llega de tu aroma interminable.
De ti viene la tarde y su distancia
paisaje de la ausencia que desborda
sutil camino que mi mano toca
y abre el aroma verde de tu aroma.
Llevo de ti el agua de tus hojas
el aire que me dice tu mirada
la miel de los olores de tu tallo
la llama que transita por tus labios
espuma púrpura de alado tiempo
que pauta mis certeras melodías.

Canto a la rosa de la vida amena…

Canto a la rosa de la vida amena
toco ardiendo su aroma destilando
perfume que florece y desvanece
cielo invisible que mis labios prueban.
Contemplo el tallo de esplendor alado
la dulce luz que ondea de su vientre
el rizo de las olas que la enerva
la espina que me hiere si la hiere.
Consumo mis instantes en su llama
pira de tiempo ardiendo oscuridades
rosa de luz que expande sus aromas
rosa rosa del viento de mis mares
rosa que enarbola aire entre las aguas
que siembra sus dulzuras con su lumbre.

 

∇ Rubén Márquez Máximo. (Puebla, México. 1981) Poeta y ensayista. Es egresado del Colegio de Lingüística y Literatura Hispánica y de la maestría en Literatura Mexicana de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Sus poemas han aparecido en revistas nacionales impresas como alforja. Revista de poesía, Crítica y Casa del tiempo, así como en diversas publicaciones electrónicas nacionales y extranjeras. Ha sido incluido en las antologías de poesía mexicana: La luz que va dando nombre (1965-1985): Veinte años de la poesía última en México (2007), El oro ensortijado. Poesía viva de México (2009), Antología de poesía contemporánea. México y Colombia (2011) y Antología general de la poesía mexicana (2014). En Ediciones Alforja ha publicado el poemario Pleamar en vuelo (2008). Es fundador de la revista electrónica y la editorial “Círculo de poesía”, donde escribe la columna Pleamar. Además forma parte de la editorial Valparaíso México. Actualmente labora como Profesor de Literatura del Tecnológico de Monterrey, en Puebla y Coordinador de la Cátedra Alfonso Reyes de la misma Institución.