Canción para la Virgen María | Ezra POUND (Lope de Vega)

 

Ezra Pound estudió a Lope de Vega en la universidad e inició una tesis doctoral sobre la “figura del gracioso”¹, bajo la dirección de Hugo Rennert. Aunque Pound abandonó su proyecto de tesis, tradujo pequeños fragmentos de las obras de Lope de Vega (incluido un poema de Los pastores de Belén en Exultations) y, lo que es más importante, utilizó escenas y citas de Las almenas de Toro para estructurar las primeras partes de lo que terminaría convirtiéndose en The Cantos

CANCIÓN PARA LA VIRGEN MARÍA

En la obra “Los Pastores de Belén.”
Del español de Lope de Vega.

Mientras pases por estas palmeras
Oh, ángel sagrado,
Ya que aquí duerme mi hijo
Mantén quietos los ramos.

Oh, Palmeras de Belén,
Que este movimiento hacia la ira
De los vientos en su furia,
Voces tempestuosas,
No haga ningún ruido,
Y corra más despacio,
Ya que aquí duerme mi hijo
Mantén quietos los ramos.

El niño divino
Está cansado
De llorar el dolor de la tierra,
Por su descanso él
Dejaría su pena,
Aunque sea por un rato,
Ya que aquí duerme mi hijo,
Mantén quietos los ramos.

Fríos son los vientos feroces
Que lo están cercando.
Ya ves que no tengo
Con qué resguardarlo,
Oh, ángeles divinos,
Que pasan volando,
Ya que aquí duerme mi hijo,
Mantén quietos los ramos.

A SONG OF THE VIRGIN MOTHER

In the play “Los Pastores de Belen.”
From the Spanish of Lope de Vega.

As ye go through these palm-trees
O holy angel;
Sith sleepeth my child here
Still ye the branches.

O Bethlehem palm-trees
That move to the anger
Of winds in their fury,
Tempestuous voices,
Make ye no clamour,
Run ye less swiftly,
Sith sleepeth the child here
Still ye your branches.

He the divine child
Is here a-wearied
Of weeping the earth-pain,
Here for his rest would he
Cease from his mourning,
Only a little while,
Sith sleepeth this child here
Stay ye the branches.

Cold be the fierce winds,
Treacherous round him.
Ye see that I have not
Wherewith to guard him,
O angels, divine ones
That pass us a-flying,
Sith sleepeth my child here
Stay ye the branches.

¹ En el teatro barroco, una de las figuras propias y originales es la del gracioso. La figura del llamado “bobo” del teatro anterior al Barroco se ve elevada de categoría bajo la pluma de Lope de Vega y se vuelve imprescindible en toda obra dramática. La figura del gracioso toma diferentes matices según el escritor que cree el personaje; por ejemplo, Calderón de la Barca tiende a presentar un gracioso que utiliza la ironía y muestra una visión de la vida mucho más realista.

Extraído de Ezra POUND, Exultations, Elkin Mathews, London, 1909. Traducción de Juan Arabia para Exultations, Ezra POUND, Colección Abracadabra, Buenos Aires Poetry, 2019.