POEMA Cohete, de Allen Ginsberg

“Be a star-screwer!” —Gregory Corso

 

Luna vieja mis ojos son luna nueva con pisadas humanas
no más Romeo Caratriste en el río borracho ni ceja del Lunático Pierre, tonta luna
Oh luna posible en el Cielo llegamos a la primera de intemporales constelaciones de nombres
puesto que Dios es posible puesto que Todo es posible conseguiremos otra vida entonces.

Luna políticos tierra llorando y guerreando en eternidad
aunque ninguna estrella sea molestada por los locos chillones de Hollywood
¿magnates del petróleo Rumanos haciendo negocios en secreto con Plutonianos verdes y fofos—
campos de esclavos en Saturno revoluciones Cubanas en Marte?
vida vieja y vida nueva ambas a la par, ¿encontrará la iglesia Católica a Cristo en Jupiter
Mahoma predicará en Urano será aceptable Buda en los planetas impasibles
o encontraremos templos Zoroastrianos floreciendo en Neptuno?
¿Qué monstruoso diseño eclesiástico nuevo para todo el universo se despliega en el cerebro agonizante del Pope?
Sólo el científico es el verdadero poeta él nos regala la luna
Él promete las estrellas nos hará un nuevo universo si a eso se llega
¡Oh Einstein debí haberte enviado a vos mis manuscritos en llamas
Oh Einstein debí haber peregrinado hasta tu cabellera blanca!

Oh compañeros de viaje les escribo a ustedes un poema desde Ámsterdam en el Cosmos
donde Spinoza pulía sus lentes mágicas hace mucho
yo les escribo un poema desde hace mucho
ya están mis pies lavados en Muerte
Aquí estoy desnudo sin identidad
sin más cuerpo que finos ornatos negros marcados con birome sobre papel suave
como la estrella conversa con la estrella rayos múltiples de sol todo la misma miríada de pensamiento
en un pliegue del universo donde estuvo Whitman
y Blake y Shelley vieron a Milton morando en un templo estrellado melancólico en su ceguera viéndolo todo—
Ahora al fin yo puedo hablarles a ustedes amados hermanos de una luna desconocida
Tús reales acomodándose como sea entre Vapores Platónicos de la Eternidad
yo soy otra Estrella.
¿Comerán mis poemas o los leerán
o mirarán con platos ciegos de aluminio sobre páginas sin sol?
¿sueñan ustedes o traducen y aceptan datos con indiferentes movimientos de antena?
¿pueden entenderme los receptores de sus cuencas oculares verdes y floridas? ¿Tienen ustedes visiones de Dios?
¿En qué dirección se torcerá el girasol si lo rodean millones de soles?

Este es mi cohete mi cohete personal envío mi mensaje Más Allá
Alguno que me escuche allá
Mi inmortalidad
sin acero o cobalto basalto o diamante oro o fuego de mercurio
sin pasaportes llenando armarios pedazos de papel ojivas de misiles
sin mí mismo finalmente
pensamiento puro
mensaje todo y en todas partes igual
Lanzo mi cohete para que aterrice en cualquier planeta que lo espere
preferiblemente planetas dulces y religiosos sin dinero
planetas tetra-dimensionales donde la Muerte exhiba películas
las plantas hablen (cortésmente) de física antigua y la poesía sea fabricada por los árboles
el Planeta final donde el Gran Cerebro del Universo se siente a esperar un poema que aterrice en Su bolsillo dorado
uniendo las otras notas mezcla-de-notas suspiros-de-amor quejidos-musicales chillidos-de-desesperación y el millón de pensamientos indecibles de las ranas
Les envío mi cohete de químicos sorprendentes
más que mi pelo mi esperma y las células de mi cuerpo
el pensamiento acelerante que vuela hacia arriba con mi deseo instantáneo como el universo y más rápido que la luz
y dejo todas las otras preguntas inconclusas para el momento en que vuelva a dormir en mi oscura cama tendida en la tierra.

 

Ámsterdam 1958

 

 

∇ Extraído de KADISH Para Naomi Ginsberg, 1894-1956, de Allen GINSBERG. Traducción de ©Franco BORDINO, 2015.