Sobre la moribunda belleza, de Louis Zukofsky

Louis Zukofsky (1904-1978) nació en el barrio del Lower East Side de Nueva York en una familia judía de Europa del Este. Estudió en la Universidad de Columbia, donde comenzó a escribir poesía. Admirador de Ezra Pound, fue uno de los fundadores y el principal teórico del Objetivismo, que definía al poema como un objeto palpable con el eje puesto en la sinceridad, inteligencia y una visión clara del mundo.
Su gran obra es el poema épico “A”, en el que trabajó durante toda su vida. Publicó en total unos cincuenta libros, entre ellos ensayos críticos y ficción.
“Of Dying Beauty” fue el primer poema de su autoría que apareció en Poetry en 1924, siete años antes del fundacional número especial de la revista estadounidense dedicado al Objetivismo.

M. R. A.

Sobre la moribunda belleza

“Evítanos la moribunda belleza”, grita la Juventud,
“de dioses de mármol que en polvo se descomponen-
con ojos inmensos y pensativa con una antigua verdad
de que incluso los dioses partirán, como a las viejas cosas ocurre”.
Cuando el agonizante esplendor envejece en triturada tierra,
y el lento movimiento del tiempo oscurece los cielos silenciosos,
la Juventud llora lo viejo, pero da a una nueva belleza nacimiento
y crea de nuevo, aunque la vieja belleza muere.
El tiempo interpreta una endecha en viejos lugares
donde las ruinas son un canto de transitoria fortaleza,
como es el agotamiento de los envejecidos rostros
un símbolo de una belleza perdida lejos.
Pero la juventud siempre vendrá tenaz y alegre-
un dios sol en un templo de decadencia.

Of Dying Beauty

“Spare us of dying beauty”, cries out Youth,
“Of marble gods that moulder into dust-
Wide-eyed and pensive with an ancient truth
That even gods will go as old things must.”
Where fading splendor grays to powdered earth,
And time’s slow movement darkens quiet skies,
Youth weeps the old, yet gives new beauty birth
And molds again, though the old beauty dies.
Time plays an ancient dirge amid old places
Where ruins are a sing of passing strength,
As is the weariness of aged faces
A token of a beauty gone at length.
Yet youth will always come self-willed and gay-
A sun-god in a temple of decay.

Extraído de Poetry Magazine, Enero de 1924.
Traducción de ©Mariano Rolando Andrade para Buenos Aires Poetry, 2017.